Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Alcalde de Aguadilla estima las pérdidas del fuego de su residencia en $150 mil

10/27/2009 |08:59 a.m.
La vivienda del alcalde, ubicada en la calle Paseo Colón del barrio Higuey, una comunidad pesquera donde el alcalde se crió, está adornada con una cúpula, y tiene un área de gimnasio y entretenimiento. (Para Primera Hora / Olimpo Ramos)  

Aguadilla.- “Si esto hubiese sido de madrugada, estuviéramos muertos todos”.

Esas fueron las primeras palabras del alcalde de Aguadilla, Carlos Méndez Martínez, cuando Primera Hora le preguntó sobre el fuego que ocurrió en la tarde de ayer en su residencia y que destruyó en su totalidad la habitación de su hija de crianza, Mirelys Cruz, de 22 años.

“Si esto ocurre de madrugada, el humo nos hubiese matado a todos, porque estas cosas suceden”, comentó el ejecutivo municipal, quien reside en una lujosa vivienda de tres plantas, desde el 2001, ubicada frente al mar, junto a su esposa Mildred Cortes y sus hijos de crianza Mirelys y Mark.

El alcalde de Agudilla, desde el 1997, contó a este diario que Mirelys, estudiante de medicina, llegó a la residencia y cuando abrió la puerta del primer nivel encontró humo, llamó al Sistema de Emergencias 9-1-1 y se comunico con él. En 10 minutos ya el alcalde estaba en su hogar.

“Llegaron los bomberos, que le doy las gracias porque hicieron un trabajo de excelencia, apagaron el fuego, pero el humo hizo mucho daño, el cuarto de la nena mía se quemó por completo, se quemaron los muebles, la cama, la ropa, pero gracias a Dios ninguno sufrimos daños, porque si esto ocurre de madrugada, no lo estuviéramos contando”, expresó.

Con su buen humor, el alcalde Méndez Martínez dijo que todo lo que se quemó es material, y recordó que en su vida ha sufrido otras desgracias. Mencionó que solo tenía un año cuando perdió a su padre Pablo Méndez y a los 9 años perdió a su madre, Rosita Martínez.

Precisamente, una de las personas que menciona en el libro que acaba de publicar “Tuve que contar mi historia”, es a su progenitora.

“En ese libro tuve que contar mi historia, porque mi vida no ha sido fácil, yo vengo de abajo y le doy gracias a Dios porque cada cosa que yo tengo no es mía, es de Dios que me la prestó”, sostuvo al confiar en que su residencia esté remodelada en unos tres a seis meses. En lo que se hacen los trabajos, el alcalde alquilará una vivienda. Anoche, pernoctó en la casa de un hermano.

Estimó las pérdidas en unos $150 mil, porque el cuarto donde se originó el fuego por un corto circuito fue pérdida total. Además, el humo, el agua y el calor que se generó -porque el inmueble estaba cerrado- ocasionaron daños en paredes, pesos y mobiliario. Además, la joven perdió todo su ropa.

La vivienda del alcalde, ubicada en la calle Paseo Colón del barrio Higuey, una comunidad pesquera donde el alcalde se crió, está adornada con una cúpula, y tiene un área de gimnasio y entretenimiento.