El Negociado de Ciencias Forenses (NCF) aguarda por un documento que debe firmar la viuda del piloto comercial Mathew E. Stapula que autoriza un amigo del infortunado a completar el proceso para la identificación de su cadáver e iniciar los trámites de su traslado hacia Estados Unidos.

Kiara Hernández, portavoz de prensa del Departamento de Seguridad Pública (DSP), informó que desde el lunes la autopsia está lista y que solo falta su identificación formal una vez el amigo sea autorizado por la viuda, Michelle Stapula, para que sus familiares reciban sus restos y lo transporten a Estados Unidos donde se llevarán a cabo las exequias fúnebres.

La esposa de Stapula le expresó en una entrevista concedida al noticiero norteamericano “Eyewitness News 9” que llevaba solo un año de casada y que su esposo había cambiado de Miami a la base de la ciudad de Charlotte, en Carolina del Norte, para estar más cerca de su familia, residente en ese estado.

El viaje a Puerto Rico era el primero después de cambiar de base.

“Mi esposo era mi alma gemela…mi compañero y esto no estaba supuesto a ocurrir así”, manifestó la mujer, quien narró la angustia de no saber lo que le sucedía luego de que esa mañana no recibiera el acostumbrado mensaje de texto suyo ni respondiera sus llamadas.

La viuda, mientras se aferraba al último mensaje que le envió Stapula en el que le manifestó que la amaba y la vería pronto, dijo que esperaba que encontraran a la persona que acabó con su vida.

De su lado, el padre de la víctima, Eric Stapula, durante una entrevista telefónica con televisora WBTV describió a su hijo como un apasionado de la aviación, un hombre de familia, que estaba próximo a convertirse en abuelo por segunda ocasión.

“Quisiéramos saber cuál es la historia real, es una tragedia. Él sabía que lo amábamos. Él sabía que era mi mejor amigo”, observó Stapula.

El piloto de la línea aérea de la compañía American Airlines fue asesinado durante la madrugada del domingo, mientras fumaba un cigarrillo frente al negocio District Gentelman’s Club, localizado en la calle Manuel Corchado, en Santurce.

Stapula, de 48 años, resultó ser una víctima inocente del fuego cruzado que se suscitó entre el personal de seguridad del club nocturno y un cliente por una disputa por el pago de una cuenta.

Se suponía que Stapula piloteara un avión con destino a Filadelfia a las 6:00 a.m. del lunes. Su crimen retrasó la salida del vuelo del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín en Isla Verde ya que fue necesario reunir a un nuevo equipo para que el avión pudiese despegar a las 1:57 p.m.

Los hechos en los que perdió la vida se reportaron a eso de las 4:00 a.m. del domingo cuando Rubén Alemán Hernández, de 38 años, recibió una cuenta de un mesero que ascendía a $800.00, como no tenía esa cantidad en efectivo le indicó que acudiría a su vehículo Hyundai Elantra, del 2018, a buscar una tarjeta de crédito.

Alemán Hernández, estacionó su vehículo atravesado, en contra del tránsito y le entregó al empleado en la puerta la tarjeta de crédito para que le cobrara, sin embargo, se resistió a firmarla. En ese momento el personal de seguridad lo observó mientras desenfundaba un arma de fuego y uno de ellos intentó desarmarlo.

En medio del forcejeo se teoriza que resultó herido mortalmente Stapula, quien se encontraba en el exterior del negocio.

Se espera por los resultados de las pruebas del Laboratorio de Balística del NCF, en caso de que se pueda recuperar algún proyectil de su cuerpo, para compararlo con las pistolas ocupadas a los cuatro empleados del establecimiento, uno de los cuales recibió un balazo en una rodilla y la que se alega poseía Alemán Hernández, para corroborar con que arma de fuego le dispararon.

En esta etapa de la pesquisa las autoridades consideran que la muerte de Alemán Hernández fue una justificada de acuerdo con las versiones ofrecidas a los investigadores por los empleados del negocio.