Una mujer se querelló hoy de estafa luego de alquilar una casa de playa en Río Grande a través de la plataforma digital Airbnb, informó la Oficina de Prensa del Negociado de la Policía.

Según la ciudadana, el 19 de marzo contactó a una mujer a través de una página en Facebook para alquilar la propiedad y realizó una transferencia de $326.76 a través de la aplicación ATH Móvil.

Sin embargo, la arrendadora no se presentó el 23 de marzo para entregarle la llave, según lo habían acordado, y no le volvió a responder sus llamadas telefónicas.

La querellante desconoce la dirección de la mujer y confirmó que tampoco existe la dirección de la supuesta casa anunciada para su alquiler.

Este caso fue investigado por el agente Luis Chico del Precinto de Puerto Nuevo y referido a la División de Delitos contra la Propiedad en San Juan.