La empresa Morgan Reed Group se allanó ayer lunes al recurso de cese y desista que le radicó el Municipio de San Juan para que no altere de modo alguno ni continúe los trabajos de construcción en los edificios antiguos de la calle Luna 260, 262 y 264 que había comenzado a demoler.

La alcaldesa Carmen Yulín Cruz dio a conocer que la empresa de origen estadounidense se comprometió con no llevar a cabo ninguna labor de restauración hasta tanto no solicite y obtenga los permisos necesarios para continuar con la obra.

La demolición de la estructura -que como edificio que ubica en una zona histórica está protegido contra alternaciones no autorizadas- fue detenida al Primera Hora alertar de que le estaban demoliendo a marronazos su  tercer piso.

El Municipio de San Juan le impuso una multa de $1 mil a Morgan Reed, penalidad que la compañía también aceptó pagar.

La alcaldesa decidió recurrir a los tribunales porque Morgan Reed, con sede en Connecticut, EE.UU., ha comprado decenas de edificios en el  Viejo San Juan y Puerta de Tierra y era necesario salvaguardar la integridad de ese patrimonio histórico. 

Morgan Reed es una empresa de bienes raíces con propiedades residenciales, comerciales e industriales en “lugares selectos” de los Estados Unidos.

En su página de Internet se informa que entró al mercado de Puerto Rico en abril de 2014, e inmediatamente puso sus miras en el Viejo San Juan, Santurce, Miramar, Isla  Verde, Ocean Park y Condado.

“Como en el Sur de la Florida, y otros mercados, Morgan Reed Group busca combinar (aquí) el desarrollo comercial de las bienes raíces con una participación comunitaria sustentable”, afirma la empresa.

Morgan Reed acota que tiene un interés “creciente y particular” en el Viejo San Juan.

Destaca en su página su compromiso con la restauración y preservación de la arquitectura colonial española y art deco de la Isleta.

“Morgan Reed Group cree en el buen uso de las estructuras históricas”, reclama la empresa, que también establece que trabaja con el gobierno municipal y con el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) para garantizar que esos edificios no solo sean preservados para el aprecio y enriquecimiento de la próxima generación, sino para también modernizar y adaptar sus interiores e infraestructura para usos múltiples y tecnología digital.

Se asegura que Morgan se beneficia de la Ley 22, estatuto aprobado por la administración de Luis Fortuño que, entre otras cosas, exime del pago de impuestos por ganancias de capital a personas que se muden a Puerto Rico. La iniciativa busca atraer millonarios a la Isla.