Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Esta chica rompió las barreras del silencio y hoy es una ingeniera

Por Primerahora.com 06/15/2019 |11:37 p.m.
Su interés por el campo de la ingeniería le vino desde muy temprano, pues de pequeña le atraía todo lo relacionado con la construcción y las matemáticas. (Suministrada)  
Su gesta formó parte de las historias de éxito que destacó en su mensaje de graduación la profesora Wilma L. Santiago Gabrielini, rectora interina del RUM.

La estudiante universitaria Desireé Rodríguez Zeno completó su bachillerato con altos honores en Ingeniería de Computadoras del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

Para esta joven, que es sorda, su condición no fue un impedimento para alcanzar su meta, la que celebró con la clase graduada del Colegio de Ingeniería, que en esta centésima sexta colación de grados confirió un total de 441 nuevos bachilleratos en sus siete disciplinas académicas.

Según se informó, su interés por el campo de la ingeniería le vino desde muy temprano, pues de pequeña le atraía todo lo relacionado con la construcción y las matemáticas. Esa combinación entre creatividad y diseño fue lo que le atrajo del programa que completó en la graduación del RUM este viernes.

Entre los escollos que Desireé encontró cuando llegó a la universidad, estuvo la dificultad de que el lenguaje de señas es visual y al transferirse a un campo académico, debía pensar en el vocabulario y establecer señas adecuadas. Asimismo, identificó el acceso a un intérprete que dominara más allá de las señas básicas como un aspecto fundamental para quienes tienen una diversidad funcional auditiva.

“Los sordos requieren intérpretes profesionales que sepan lo que están haciendo. A veces, son un poco más costosos, sin embargo, se necesita ese tipo de servicio para que se respeten las necesidades del estudiante sordo. Por ejemplo, mis cursos eran clases avanzadas, por lo que cualquier estudiante no estaba apto para interpretarlas. Para mí, la historia era muy diferente. Yo tenía que ir a la clase, sentarme con el intérprete para establecer las señas y, a veces, con el profesor para asegurarme de que había entendido el material”, precisó la ingeniera en declaraciones escritas.

Su gesta formó parte de las historias de éxito que destacó en su mensaje de graduación la profesora Wilma L. Santiago Gabrielini, rectora interina del RUM.

“Sin lugar a dudas, Desireé es un ejemplo de superación al romper las barreras del silencio. Ella ejemplifica los más altos valores que distinguen a un egresado de esta institución. Su historia abrió nuevos caminos para que otros también vayan tras sus sueños. Y a nosotros, nos legó la empatía necesaria para completar esta travesía colegial”, subrayó la rectora, según se informó.

En cuanto a sus planes futuros, indicó que comenzará a trabajar en la compañía Accenture, ubicada en Austin, Texas. También sueña con completar una maestría dentro de la disciplina, aunque no se decide por algún área en específico.

Regresa a la portada