Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Leves mejorías en las pruebas de aprovechamiento

06/13/2011 |
La matemática es el renglón más difícil para los estudiantes.

Sí han habido mejoras en las escuelas públicas del país, pero todavía la matemática es el renglón en que los estudiantes están más rezagados.

El secretario de Educación, Jesús Rivera Sánchez, dio a conocer ayer los resultados de las pasadas Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico (PPAA), administradas durante el pasado mes de abril en el sistema público de enseñanza.

En el renglón de ciencias, los estudiantes de cuarto, octavo y undécimo grado reflejaron una mejoría significativa de 43 en el 2010 a 53 por ciento con un desempeño proficiente y avanzado.

Las pruebas de las materias básicas fueron impartidas a los estudiantes de tercero a octavo grado.

En segundo lugar, el español mostró una mejoría de cinco por ciento. De acuerdo con las estadísticas presentadas, el 45 por ciento del estudiantado sacó buenos resultados en las pruebas de aprovechamiento.

En inglés se reflejó un aumento de sólo uno por ciento. El 41 por ciento de los estudiantes demostraron un aprovechamiento “proficiente y avanzado”.

Sin embargo, el panorama en las matemáticas, una disciplina base para que los niños y jóvenes logren emplearse en carreras profesionales de avanzada, deja mucho que desear.

En esta materia, se reflejó una mejoría de dos por ciento versus el 2010.

En el 2011, se registró un 27 por ciento de aprovechamiento “proficiente y avanzado”, lo que significa que el 73 por ciento de los estudiantes que tomaron las pruebas demostraron un aprovechamiento pobre.

Por su parte, el titular de Educación celebró ayer las mejorías en las pruebas.

“Esto nos demuestra que nuestros compañeros maestros están logrando nuestros objetivos académicos. Están haciendo uso de los estándares y expectativas en la planificación de sus lecciones diarias, además del enriquecimiento del currículo al hacerlo más interesante al estudiante”, dijo el Secretario.

Rechazan las pruebas

En marzo, un grupo de padres de diversas escuelas públicas del país hizo un llamado a boicotear las PPAA amparados en que las mismas son un fraude que, más allá de medir la capacidad de aprendizaje de los alumnos, se están utilizando como vía para una posible privatización de los planteles.

“Estas pruebas no representan ningún aspecto positivo a nuestros hijos. Su único fin es seguir denunciando a las escuelas y maestros como un fracaso y, de esa manera, privatizar la educación en Puerto Rico”, dijo Juan Toledo, padre de un alumno de la escuela Amalia López, en Camuy.

Y es que, según los progenitores, quienes constituyeron un comité, las PPAA no responden a la realidad pedagógica y social de los estudiantes, incluyen material que no se cubre en clases, se discrimina contra alumnos de educación especial y abarcan destrezas en las que los niños muestran rezagos, fundamentalmente por la falta de nombramiento de maestros en los planteles.

“En la escuela de mis hijos, por ejemplo, no hay maestra de inglés y lo hemos denunciado en diversos foros, y no han hecho nada. Entonces, cómo pretenden que salgan bien en esa materia, si no están recibiendo la educación a la que tienen derecho”, dijo, por su parte, Mercedez Martínez.