Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Más educado el consumidor local

06/02/2011 |
Este estudio, que lleva 19 años, mide hábitos y diferencias entre consumidores.

El 80 por ciento de los responsables de las compras de alimentos en el hogar son mujeres, el promedio de edad de estos “agentes compradores” es de 54 años y el 50 por ciento tiene más de 55.

Éstas son algunas de las conclusiones del estudio Radiografía del consumidor 2011 que se presentará en su totalidad durante la convención anual de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA) en julio.

El mismo , basado en una encuesta de 1,350 consumidores, concluye además que el tamaño promedio de la familia es de 2.8 personas, que cerca de una tercera parte ha asistido a la universidad y que el 25 por ciento de ellos trabaja fuera del hogar.

Por primera vez este estudio, que lleva ya 19 años , mide hábitos y diferencias entre consumidores en cuatro grupos de edades.

Sin ofrecer detalles de los resultados, el presidente del Comité de Radiografía del Consumidor, Richard Valdés, adelantó que el estudio confirma que la situación económica ha obligado a los consumidores a “modificar la toma de decisiones sobre qué se compra, qué se paga y, en último caso, sus hábitos de consumo”.

Concluye, además, que entre las razones que motivan a un consumidor a comprar en una tienda específica está el alza en el precio de la gasolina y la electricidad, así como el costo de vida en general” .

El estudio halló a “un consumidor más educado sobre las opciones que tiene como comprador, más selectivo a la hora de comprar y, sobre todo, modificando grandemente lo que han sido sus patrones normales o habituales de compra”.

Entre los pocos datos que se adelantaron y que evidencian los cambios de hábitos de los consumidores, se informó que el 60 por ciento de éstos opina que las marcas genéricas son “excelentes” o “buenas” y el 85 por ciento de los consumidores dice que seguirá comprando estas marcas el próximo año. Otro dato ofrecido es que mientras mayor el grupo de edad de los consumidores, mayor es la proporción de los que toman medidas para “mejorar” su salud.

También el estudio revela que hay diferencias notables en la preferencia por distintas cadenas de tiendas entre los distintos grupos de edad.

Los consumidores que participaron en esta encuesta señalaron el “crimen” y el “ costo de la vida”como los factores más preocupantes para la familia, seguidos por el “precio de la gasolina”. Los problemas de salud fueron señalados también como un factor preocupante por el grupo de mayor edad.

Un dato que llama la atención es que el uso de “la tarjeta de la familia” (el Programa de Asistencia Nutricional) es más alto entre los dos grupos más jóvenes. Los dos grupos de mayor edad utilizan mayormente efectivo. El uso de tarjetas de crédito para las compras de alimentos se ha reducido y se mantiene muy por debajo de los dos medios mencionados y de las tarjetas de débito.

Entre los cambios que se toman en cuenta en este análisis del consumidor puertorriqueño, se incluye el descenso poblacional dramático que ha experimentado el país en la última década según los datos del censo. Ese descenso se estima en 500,000 personas que migraron y cuyo perfil es de gente joven, con altos ingresos y alto nivel de educación.