A dos semanas de aprobada la Reforma Laboral por el gobernador Ricardo Rosselló, que entre otros cambios derogó la Ley de Cierre, en el centro comercial Plaza las Américas las labores transcurrían ayer como de costumbre, en el horario de 11:00 a.m. a 7:00 p.m., con pocos compradores esperando por los pasillos a que abrieran las tiendas.

Los empleados de algunos locales, sin embargo, no están tranquilos. Cuatro de ellos hablaron con Primera Hora bajo anonimato por temor a represalias, y todos coincidieron en que no saben cómo va a afectar la ley sus ya precarios horarios y sueldos.

"Pedro", un cocinero, comentó que "no sabemos ni siquiera si nos van a pagar el bono de Navidad en diciembre. Además dicen que van a abrir los feriados, pero nos van a dar menos horas y cobrando lo mismo... así no se puede".

El joven, que tiene un segundo trabajo para sostenerse, gana poco más del mínimo de  $7.25 con pocos beneficios. Los domingos no cobra a tiempo y medio, como establecía la Ley de Cierre, sino regular y con el fantasma de reducción de horas admitió que está "con una preansiedad porque no sé qué nos vayan a decir".

"Imagínese si nos ponen a trabajar más días, como en los feriados, que es cuando uno puede estar en familia. Eso es una tradición en Puerto Rico y va a cambiar. Además, ese sueldo que están diciendo que le van a pagar a los más chamaquitos  ($4.25 la hora) no va a dar pa' nada; es ahora y uno se las ve largas..."

Pedro consideró que la nueva ley no sólo incidirá en mayores niveles de pobreza sino en un alza de la criminalidad. "Como están las cosas ahora, que ya hay tanto robo y asesinatos, se va a poner peor porque la gente no va a tener dinero para mantener su su familia. Esto tienen que arreglarlo, como está no sirve", denunció, agregando que "si alguien quiere estudiar y tiene que viajar lejos no le va a dar ni para comprarse un carro. Nos están ahogando".

Dos empleadas de carretas de productos comentaron que no han recibido ninguna notificación pero esperan que pronto les bajen los horarios. "Marta" comentó que "yo trabajo 22 horas a la semana, y los domingos cobro doble pero eso va a cambiar. No sé si nos vaya a afectar a los que somos a tiempo parcial porque igual no tenemos beneficios, pero si nos cortan los horarios...", dijo con una mueca.

Para "Rosa" la situación es precaria. Es estudiante universitaria y trabaja apenas de ocho a 12 horas semanales, "y tengo que sobrevivir con préstamos. Ya hay rumores en la carreta que nos van a bajar todavía más las horas".

En un local, "Martín" resaltó que se rigen por los horarios del centro comercial "y no nos ha llegado ningún aviso de que eso vaya a cambiar. Trabajamos el horario de alquiler que establece el mall, y no han dicho que vayan a extenderlo. Es hasta las 7 los domingos y si lo van a subir a las 9:00 p.m., que no sea hoy", suspiró.

Silencio en La Gran Vía 

La comunicación indica que la directriz entraba en vigor ayer. El gerente de la tienda de Plaza las Américas refirió el asunto a las oficinas de Plaza del Sol, indicando que no estaba autorizado para hacer ninguna expresión. En el mencionado local, una gerente dijo por vía telefónica que nos comunicaremos hoy, lunes, con los dueños de la cadena porque tampoco podía opinar al respecto.

No fue posible contactar a algún empleado para conocer si ya estaba en vigor la orden, emitida por "M. Noriega".