Ya no se puede usar.

La Academia Adventistas del Suroeste, establecida hace casi 65 años, no podrá usarse más para impartir clases luego de que los temblores que afectan la zona desde el pasado 28 de diciembre comprometieran la estructura física del plantel.

Aunque no ha colapsado, el edificio muestra grietas que se han seguido expandiendo con cada terremoto. El riesgo de caer aumenta.

“Nuestro edificio lamentablemente ha sufrido grietas, en diferentes lugares y se han ido maximizando con cada temblor. Los ingenieros vinieron y recomendaron que no fuera utilizado más. El costo de arreglarlo sería exuberante, porque es en varias áreas”, indicó a este diario la directora Sandy Santiago Quiñones.

Aunque no se ha tomado una decisión definitiva, es muy probable que la academia de dos pisos sea demolida.

“Es una gran posibilidad (demolerla), pero fecha no tengo. Se están tomando medidas, buscando una nueva opción para los estudiantes”, añadió la educadora.

Ayer, la matricula de 116 estudiantes que tiene la institución comenzó el año escolar en programa de intercambio de horario.

Los estudiantes de escuela elemental están estudiando de 7:30 a.m. a 12:30 p.m., mientras los de nivel intermedio y superior asisten de 12:30 a 5:30 p.m.

Las clases las toman en carpas que fueron establecidas en la cancha del colegio que ubica en le barrio Susúa de Sabana Grande.