En un esfuerzo por contener la propagación del COVID-2019, la empresa Aerostar Holdings, que opera el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín; y la Guardia Nacional de Puerto Rico anunciaron hoy la colocación de once cámaras termales infrarrojas para la detección temprana de fiebre en los pasajeros que entren y salgan de la Isla.

El sistema de alerta temprana de fiebre (SATF) convierte al aeropuerto de San Juan en el primero de Puerto Rico, Estados Unidos y el Caribe en que podrá realizar un rastreo de temperatura de esta magnitud, dijo el principal ejecutivo de Aerostar, Jorge Hernández, en una conferencia de prensa transmitida en vivo desde las instalaciones del Servicio de Aduana (Custom and Border Protection), al lado de la salida de reclamo de equipaje, en el terminal B, del aeropuerto.

Hernández dijo que desde ayer personal de la Guardia Nacional comenzó a entrenarse para integrar estas cámaras al proceso de cotejo.

A un costo de $125 mil, el equipo, colocado en distintos puntos, medirán de forma masiva la temperatura tanto de pasajeros como de los empleados del aeropuerto, líneas aéreas y del personal que labora en la emergencia.

“Esto lo hacemos para salvaguardar las vidas”, sostuvo Hernández para agregar que la nueva tecnología permite medir de manera ágil y precisa la temperatura al 100% de los pasajeros que entren y salgan del País.

Jorge Hernández, CEO de Aerostar Holdings, ofreció los detalles junto a la Guardia Nacional.

Explicó que cuando el sistema de tecnología inteligente detecta una temperatura de 100.3 grados o más emite una alerta inmediata al equipo de la Guardia Nacional lo que les permite detener a la persona para un cernimiento más exhaustivo.

Detalló el empresario que la imagen de la persona queda almacenada automáticamente en un vídeo para documentación. Agregó que cuando el sistema emite la alerta al detectar un pasajero con una temperatura indicativa de fiebre continúa monitoreando a todos los pasajeros, sin interrupción.

Según Hernández las cámaras miden la energía infrarroja emitida por un cuerpo humano, a la vez que registra una imagen de alta definición de todos los pasajeros que llegan a Puerto Rico a través de todos los terminales en vuelos domésticos e internacionales.

“Por primera vez, podrá monitorearse, además, la temperatura de empleados, oficiales de las agencias locales y federales que laboran en el aeropuerto y visitantes, que pasen a través de estos puntos de entrada”, dijo.

Hernández agregó que este sistema fue utilizado en el pasado como mecanismo de detección de temperatura en prevención contra el SARS en varios países en Asia y recientemente fue utilizado en Taiwan exitosamente en la lucha contra COVID-19.

En torno a la higiene en los baños y áreas comunes del aeropuerto, el portavoz de Aerostar dijo que han implantado medidas siguiendo las guías del Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Centro para el Control de Enfermedades (CDC).

Según el empresario cada nuevo turno “hace una limpieza profunda, en los 160 lavamos que hay en el aeropuerto se verifica por hora que tengan el debido jabón antibacterial y alrededor de todas las facilidades hay hand sanitizers”.