La semilla del cariño a nuestra tierra borincana fue depositada en estudiantes de escuela elemental como parte de un programa piloto de Bayer Crop Science Puerto Rico que busca precisamente promover la agricultura en los niños y jóvenes.

A través del programa escolar de Ciencias Agrícolas “Crece y aprende”, 23 alumnos que cursan el kindergarten en la escuela Manuel Fernández Juncos de Juana Díaz tuvieron la oportunidad el semestre pasado de tomar un curso virtual en esta materia, denominado “Composta en casa”. Junto a sus padres, los pequeños se instruyeron en la generación de composta como una opción para conservar la naturaleza y reducir la basura que se produce en los hogares.

Esta alianza se produjo en colaboración con la Cooperativa Escolar Manuel Fernández Juncos y esperan que pueda expandirse a otras comunidades puertorriqueñas.

“Nuestra compañía tiene la visión de salud para todos y hambre para ninguno. Para lograr eso, dentro de nuestras estrategias a nivel corporativo es generar impacto en la sustentabilidad del planeta. Tenemos una responsabilidad social con nuestras comunidades y queremos buscar formar de cómo aportar también a la seguridad alimentaria de nuestra gente. De ahí es que surge la idea de ‘Crece y aprende’”, explicó Marivier Rojas López, líder del área de cultivos protegidos de la farmacéutica global alemana Bayer en Juana Díaz.

“Nosotros tenemos agrónomos que cada uno dirige el módulo. En este caso, como el programa es piloto lo llevé yo para tener la interacción directa con los estudiantes. Se les explica lo que van a estar haciendo. Ahora con la virtualidad se hacen presentaciones y se les entregan materiales”, detalló.

En el módulo “Composta en casa” los estudiantes se instruyeron en la generación de composta como una opción para conservar la naturaleza y reducir la basura que se produce en los hogares.
En el módulo “Composta en casa” los estudiantes se instruyeron en la generación de composta como una opción para conservar la naturaleza y reducir la basura que se produce en los hogares.

Para el educador Emilio Vergne Vélez, quien es maestro consejero de la Cooperativa Escolar Manuel Fernández Juncos, el proyecto “Crece y aprende” es algo que puede replicarse en todo Puerto Rico.

“Habíamos tenido experiencia en el huerto de la cooperativa elaborando composta con los residuos vegetativos del comedor escolar. Tuvimos ayuda de las compañeras del comedor. También pudimos identificar que algunas abuelas, abuelos y padres han ayudado a los estudiantes de kínder a elaborar esta composta usando los recipientes plásticos que Bayer gentilmente les ofreció a los estudiantes, pero también tienen la colaboración de la maestra de kínder, que es la profesora Jasmín Espada López”, destacó Vergne Vélez.

“Ella da su clase, pero entonces dentro de la clase se introduce el concepto de la reducción de los desperdicios vegetativos en el hogar. Ellos identifican desde temprano que no son basura, que es material que se puede reutilizar y transformar en composta”, afirmó.

Este semestre los alumnos de kindergarten continuarán aprendiendo de las Ciencias Agrícolas con el módulo “Agricultura en casa”, que también ofrece Bayer Crop Science para escuelas elementales. Al curso se agregarán estudiantes de primer y segundo grado, e incluirá una caja con materiales para facilitar el aprendizaje sobre huertos caseros, indicó Rojas López.

“En ‘Agricultura en casa’ le damos la bandeja para que puedan crecer las semillas, la tierra, identificaciones para que puedan ponerle el nombre de las semillas, las semillas también están incluidas, un calendario para que tomen las observaciones de qué día fue que se sembró, cuándo floreció... para que tenga esa parte de investigación”, dijo.

Tenga un patio grande, chiquito o no tenga patio, es posible hacer agricultura, es posible alimentarse con lo que uno siembre.

-Eric Torres Collazo, líder de operaciones de Bayer

Además de “Composta en casa” y “Agricultura en casa”, Bayer Crop Science cuenta con el módulo “Ciclo de la mariposa”, en el que alumnos de escuela elemental se educan acerca del desarrollo de estos insectos y cómo establecer hábitats para polinizadores.

De igual forma, para nivel escolar intermedio diseñaron el módulo “Competencia de sustentabilidad”. En este curso los estudiantes crean un proyecto a base de los principios básicos de la sostenibilidad y conservación, y se premian a los tres mejores.

A raíz del acogimiento que se logró en la escuela Manuel Fernández Juncos, Bayer Crop Science extendió una invitación para que otros centros educativos participen de su programa.

“La pandemia nos ha enseñado muchísimo y este proyecto es un ejemplo de eso, cómo podemos llegar a las escuelas, cómo podemos crear alternativas distintas para los estudiantes, y nosotros podemos abrir esas oportunidades para hacer cosas distintas. A mi me hubiera encantado tener un programa así en mi escuela cuando era chiquita”, reflexionó Rojas López.

“También es cómo despertamos esa semillita en cada uno. Tenga un patio grande, chiquito o no tenga patio, es posible hacer agricultura, es posible alimentarse con lo que uno siembre”, sostuvo por su parte Eric Torres Collazo, líder de operaciones de Bayer.

Las escuelas y organizaciones interesadas en el programa “Crece y aprende” pueden comunicarse con Bayer Crop Science a través de la página de Facebook, Bayer4CropsPR.