Luego de celebrarse una boda el pasado 27 de abril en un local de actividades privado en Vega Alta, donde por lo menos participaron 50 personas, provocó un brote intrafamiliar investigado por el Sistema Municipal de Investigación de Casos y Rastreo de Contactos de Puerto Rico (SMICRC).

La teoría principal se enfoca a que uno de los familiares principales de los novios saludó a todos los invitados en la línea de recepción de la ceremonia.

Se informó en declaraciones escritas que el equipo multidisciplinario de Sistema Municipal de Investigación de Casos y Rastreo de Contactos de Vega Alta está interviniendo con 50 personas. Al mismo tiempo, emitió una advertencia en la comunidad Monte Rey en Vega Alta donde viven la mayoría de los familiares y está llevando orientación a la comunidad y se contactó a otros sistemas de rastreo municipales donde viven los otros invitados, entre otras gestiones.

El equipo multidisciplinario de Sistema Municipal de Investigación de Casos y Rastreo de Contactos de Vega Alta está compuesto por el director médico, Dr. Alejandro Cabrera, la epidemióloga municipal, Giana Llarraza y el administrador de servicios de salud y especialista en manejo de riesgo en el cuidado de la salud, Lcdo. Ramón Pabón García.

Por otro lado, se ordenó el cierre de un salón de clases de la Escuela elemental Urbano en el Centro del pueblo hasta el próximo lunes. Esto luego que un padre de una estudiante – residente de Dorado- diera positivo a COVID-19. Luego del diagnóstico del padre, lamentablemente la estudiante fue llevada a tomar clases a la escuela durante dos días. Hasta que la madre se enteró y notificó al director escolar, quien activó el protocolo y avisó a la Epidemiologa municipal. El padre había dado positivo por estar en contacto con otra persona positiva a COVID-19. Desde entonces la niña no está asistiendo a clases y se realizó pruebas moleculares al personal y estudiantes hasta el momento todos han dado negativo.