Unas 200 familias de la comunidad Cambalache en Yauco claman por un acceso provisional hacia sus hogares mientras el Gobierno erige un nuevo puente en la carretera PR-365, pues el anterior fue demolido el 13 de enero del 2020 a consecuencia de los terremotos.

Desde entonces, residentes del apartado sector que está compuesto en su mayoría por adultos mayores, hacen peripecias para llegar a sus citas médicas, realizar sus compras o recibir servicios gubernamentales, ya que deben transitar por un camino de tierra que cuando llueve les complica su situación.

Peor aun, aquellos que no cuentan con transportación vehicular optan por cruzar a pie por la peligrosa PR-2, exponiendo sus vidas hasta que se resuelva el problema o culmine la construcción del viaducto en aproximadamente un año y medio. Precisamente ayer viernes, la Autoridad de Carreteras anunció la adjudicación de la subasta del proyecto a Las Piedras Construction a un costo de $4.8 millones, proceso que afinaría en marzo y extendería posiblemente hasta junio el inicio de la obra.

Los detalles salieron a relucir en una vista ocular de la Comisión de Cumplimiento y Reestructuración del Senado que preside la legisladora por el distrito de Ponce, Marially González Huertas, efectuada en la mañana de hoy sábado en el área en que ubicaba el anterior puente con el objetivo de auscultar alternativas para un acceso temporero.

Un camino vecinal en tierra les sirve de acceso, pero la falta de iluminación y el hecho de que se inunda cuando llueve levanta un tema de seguridad.
Un camino vecinal en tierra les sirve de acceso, pero la falta de iluminación y el hecho de que se inunda cuando llueve levanta un tema de seguridad.

Allí acudieron varios vecinos del sector que expusieron sus inquietudes ante senadores, funcionarios del Departamento de Transportación y Obras Públicas, Autoridad de Carreteras, entre otros, excepto los representantes del municipio de Yauco y el COR3, que, a pesar de estar citados no llegaron al lugar.

“La comunidad está aislada del pueblo (Yauco) y cualquier emergencia tenemos que estar conduciendo hasta el pueblo de Guayanilla para poder llegar a los hospitales… igual que si necesitamos una ambulancia también nos afecta”, denunció Manuel Rodríguez Rivera, residente en la comunidad yaucana.

“El Municipio nos hizo un camino vecinal que pertenece a una persona privada que voluntariamente nos cedieron el terreno para facilitarnos entrada y salida a la 128, pero ese camino vecinal no se puede usar siempre, porque cuando llueve es bien difícil… se dañan los carros”, lamentó.

Otra vecina, Antonia Caraballo Castillo, resaltó que el desvío actual carece de iluminación, por lo que pocos se atreven a salir de noche.

“Aunque agradecemos a Gaby Roura y la familia Vera, que nos dieron un acceso provisional, es bien difícil porque ese camino cuando llueve se inunda y es oscuro, pero es el único acceso, o si no tenemos que ir hasta Guayanilla que nos toma mucho tiempo ir y virar. Si llueve no podemos transitar y de noche tampoco”, explicó.

Mientras que Noel Olán Báez confesó que si eso llegaba a ocurrir en el tiempo del huracán María se hubiese muerto.

“Estamos pasando las de Caín para poder salir… Lo más grave que yo veo es una emergencia, una mujer de parto o una persona como fue el caso mío cuando el huracán María, que si yo no llego al hospital hubiese fallecido”, recordó.

“Pero lo más que nos preocupa es que esto va para largo y necesitamos desesperadamente un desvío digno en lo que se construye el puente”, urgió.

Precisamente, durante la vista pública se discutieron las posibles rutas temporeras que ayuden a aliviar la crisis que atraviesa esta comunidad, siendo uno de estos el puente de la guardarraya en dirección hacia Guayanilla, donde podrían construir una rampa de acceso.

Otro de los puntos que pudiera convertirse en desvío provisional es un camino que perteneció a la Autoridad de Carreteras cuando se estaba construyendo el puente actualmente derribado, antes de llegar a la comunidad Cambalache en dirección de Mayagüez a Yauco.

“Otro era el que discurre con una sentencia establecida por el Tribunal Supremo de Puerto Rico, referente a una servidumbre que tiene unos 1,135 metros de longitud, que cruza hoy la finca de los Pagán. Pero tiene que ser cumpliendo con los parámetros de seguridad para la comunidad... seguridad las 24 horas en cuanto a diseño de carretera, las vallas de protección, encintado y que se pueda establecer algún tipo de iluminación, sea con focos solares que le demos seguridad a la comunidad”, detalló el senador Ramoncito Ruiz Nieves.

Por su parte, la ingeniera Marilyn Rodríguez, directora regional de la Autoridad de Carreteras insistió en que la vía más segura es la actual.

“La que nosotros le estamos proveyendo como parte del proyecto es la PR-2; se vira allá en Guayanilla, son como ocho minutos en ir y virar. El acceso lo hay, pero los vecinos quieren un acceso más directo y nosotros estamos proponiendo otro tipo de acceso”, dijo Rodríguez.

Sin embargo, otro de los vecinos apuntó a que esa ruta “son 14 minutos y eso significa más gastos en gasolina, en tiempo y si tuviésemos el puente allí, en un minuto o dos llegamos al pueblo”.

Eso expuso Carlos M. Rodríguez Galarza, quien llevó un estudio de título para evidenciar que uno de los propuestos desvíos pertenece al pueblo, pero fue cerrado hace décadas por el propietario de una empresa agrícola.

“La persona que compró esta finca que usó como bananera, él por su cuenta cerró el acceso que nos permitía a nosotros pasar por un camino vecinal hacia el pueblo de Yauco. El barrio nunca tuvo los recursos para llevar un caso en la corte, eso quedó así hace como 30 años y nosotros queremos que eso vuelva a reabrirse nuevamente como era antes y en caso de emergencia tenerlo disponible”, acotó.

“Nosotros como sabemos la realidad nos adelantamos a los acontecimientos y mandamos a hacer el estudio de título pagado por nosotros y así lo establece el documento. Eso en ley nos pertenece a nosotros y lamentablemente nos fue usurpado”, subrayó.

En tanto, la presidenta de la comisión senatorial aseguró que darán seguimiento a la discusión, pues la agencia central se comprometió a trabajar el nuevo desvío en unos 60 días tan pronto se valide cuál ruta utilizarán.

Cabe destacar que mientras discutían la situación, uno de los residentes sufrió un desmayo por una vacuna que le administraron temprano y cerca de una hora después del incidente confesó a Primera Hora que, si eso le hubiera sucedido en su casa otra sería la historia.