Washington. El saldo mortal dejado por el paso del huracán María en Puerto Rico el pasado año superó los 1,130 fallecidos, muy por encima de los 64 reconocidos oficialmente, según un nuevo estudio de la Universidad de Penn State (Universidad Estatal de Pensilvania en Estados Unidos) difundido hoy.

La investigación, publicada en la revista científica Journal of the American Medical Association, insiste en los cálculos realizados por otros organismos independientes que habían elevado el saldo oficial debido a la potencia del huracán y la gravedad de los daños ocasionados en la isla.

Santos explicó que lo que se busca determinar "no es solo la gente que se ahogó o murió en deslizamiento de tierras, pero también la gente que falleció porque no tuvieron acceso a sus necesidades básicas".

Los investigadores compararon los muertos entre septiembre y diciembre, los tres meses después de que el huracán tocase tierra en Puerto Rico, con tasas de mortalidad previas, y llegaron a esta nueva cifra de 1,130 fallecidos.

En concreto, hubo 459 muertes adicionales en septiembre, 564 en octubre y 115 en diciembre, y a partir de enero se regresó a los niveles previos.

María causó unas pérdidas económicas de 90,000 millones de dólares, lo que supone el tercer huracán más costoso desde 1900 en Estados Unidos, tras Harvey, que afectó el sur de Texas en 2017, y Katrina.

El Gobierno de Puerto Rico ha encargado una investigación independiente al instituto Milken de Salud Pública de la Universidad de George Washington, en Washington, que aún se encuentra recopilando información y que se espera que sea publicado a final de verano.

La cifra de Penn State se acerca a un estudio divulgado por la Universidad de Harvard en mayo, que también elevó el saldo mortal, aunque en mayor medida, hasta los 4,645.