Las cooperativas constituyen una opción para desarrollar y mantener negocios, usando de forma coordinada los recursos de un grupo de personas con conocimientos, habilidades, experiencias e intereses similares. 

Y pueden abarcar toda clase de negocios y servicios, según explicó Ivelisse Torres Rivera, comisionada de Desarrollo Cooperativo (Cdcoop), durante una visita al exitoso proyecto que reúne en una cooperativa de ocho miembros a los productores y exportadores de flores de la finca Marín Alto Tropical, en Patillas.

También existen las casi 500 cooperativas juveniles en escuelas y las que están en instituciones correccionales que ofrecen una alternativa de rehabilitación a confinados.

Además de “que se adaptan a cualquier tipo de negocio”, explica la comisionada, las cooperativas cuentan con el atractivo de estar exentas de muchas contribuciones y arbitrios gubernamentales.

Y por si fuera poco, contrario a lo que podría pensar algunas personas, las cooperativas pueden comenzar con relativamente pocos recursos.

“La mayoría de los que empiezan lo que vemos es que llegan con $1,000 a $3,000. En el caso de esta cooperativa de (cultivo y venta) de flores, sus socios empezaron con $600”, detalló Torres.

La comisionada resalta que el sector cooperativo es algo conocido en todo el mundo y muy popular en naciones como Italia, España y Costa Rica. Admite, no obstante, que la agencia que dirige es una joven (creada en 2008) y que “no se conoce mucho por diversas razones” como poca exposición, poca publicidad o poca cobertura en los medios.

Pero Torres resalta que en su agencia “somos facilitadores, brindamos asesoría, orientamos en la parte técnica y legal”. Explicó que guían al grupo de interesados en convertirse en socios de la cooperativa en el proceso para “estipular las cláusulas y reglamentos en los cuales, según la participación de cada socio se decide la repartición de ganancias”. Agregó que la asesoría no se limita al impulso inicial para crear la cooperativa y registrarla, sino que incluye diversos programas para ayudar a que luego se mantengan funcionando.

La comisionada aseguró que el agruparse en una cooperativa ofrece una alternativa de negocio que “tiene posibilidades bastante altas”. Y, aunque no existe una garantía absoluta de éxito, estimó en más del 60% las que sí lo han logrado.

“Lo que buscamos es ayudar a crecer la economía sin que la persona dependa del gobierno para seguir. Lo que promueve el modelo cooperativo es la autogestión. O sea, que yo, con la aportación del capital de cada uno de mis socios pueda tener la facilidad de emprender ese negocio sin ayuda de fuentes externas, sin ayuda del gobierno”, afirmó Torres, al tiempo que recomendó a los interesados acercarse a la Comisión de Desarrollo Cooperativo en cualquiera de sus oficinas Mayagüez, Caguas o San Juan.