El administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), Brock Long, y el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunciaron hoy la aprobación de 53 millones de dólares en préstamos a bajo interés para paliar los efectos de los huracanes.

"Los municipios fueron la primera línea de respuesta para los residentes luego de la emergencia que surgió a raíz de los huracanes Irma y María. Las arcas municipales sufrieron un gran impacto debido a los gastos inesperados de la emergencia y el cierre de negocios que quedaron destruidos por el paso de estos fenómenos atmosféricos", dijo Rosselló.

"Estoy contento que desde que el Congreso presupuestó este dinero, en octubre del 2017, podemos anunciar con FEMA que hay 12 municipios que se beneficiarán en esta etapa de los Préstamos por Desastre para la Comunidad y hay 65 solicitudes adicionales en proceso", subrayó.

Dijo que esos fondos ayudarán a los gobiernos locales a estabilizar sus operaciones y continuar sirviendo a los ciudadanos americanos que viven en Puerto Rico.

El 26 de octubre de 2017, el presidente Trump aprobó el uso de fondos de consignaciones suplementarias lo cual permite la transferencia de hasta 4,600 millones al Programa de Préstamos por Desastre para la Comunidad (CDL, por sus siglas en inglés) de FEMA. Los CDL ayudan a los gobiernos locales a proveer servicios operacionales esenciales luego de un desastre mayor.

Los municipios que se beneficiarán del Programa CDL son Bayamón, Caguas, Humacao, Juncos, Ponce, Río Grande, Sabana Grande, Salinas, San Lorenzo, Toa Baja, Trujillo Alto y Yabucoa.

Otros 65 municipios se encuentran en diferentes etapas del proceso de solicitud.