“Este bache que está aquí es mío, con todo el respeto le digo. Este bache es mi bache”.

De esa manera respondió Anthony Espinal, vecino de la comunidad El Faro en Guayanilla al recibir la visita de la gobernadora Wanda Vázquez Garced, quien esta tarde llegó a varios pueblos del sur para monitorear los preparativos ante el evento atmosférico que se avecina.

En su recorrido, la mandataria pudo constatar cómo esta comunidad guayanillense se ha visto afectada desde los terremotos del 7 de enero, ya que el agua se instaló en sus calles, patios y ha entrado en sus residencias; situación que pone en peligro a más de 50 familias.

Aunque lo inmediato sería reubicarlos en el refugio oficial o la casa de algún familiar ante las lluvias proyectadas por el potencial ciclón, tal como ha intentado el Gobierno Municipal desde ayer, podrían reubicarlos en una vivienda permanente, de así aceptarlo.

“Hay familias que se quieren ir, hay familias que no se quieren ir. Así que lo que hicimos fue que hablamos con el alcalde para que hagan un censo y nosotros ver de las viviendas que están disponibles de Vivienda Pública y del Departamento de la Vivienda, cuáles son las alternativas que ellos puedan elegir”, sostuvo Vázquez Garced.

“Por ejemplo, la ley que firmamos recientemente donde la cartera de las casas reposeídas de financiamiento de la vivienda que hay a través de todo Puerto Rico. Quizás haya alguna en Guayanilla, sino en pueblos limítrofes para que ellos puedan tener un techo seguro; que cuando se acuesten a dormir no estén pendiente a que se les vaya a inundar su vivienda”, agregó.

Sin embargo, Espinal advirtió que no sería fácil dejar el lugar donde creció y en el que ha criado a sus hijos.

“Jugábamos pelota, corríamos motora porque en la calle no podíamos correr motora. Ahora cojo un cayac con mis nenes y me voy a correr por ahí porque no puedo ponerme a esperar a que me ayuden. Les digo y el que quiera escuchar que escuche, yo no me voy de aquí a meterme en un caserío, no porque no quiero ser parte dé… pero, de yo dejar lo mío…”, confesó.

“Tiene bache, a nadie le gusta embacharse, pero este bache que está aquí es mío. Usted es la gobernadora, pero con todo el respeto usted también está limitada. Pero sí le agradezco, aunque usted me diga que en el barrio Indios hay pedazo de terreno que tiene 100 árboles, o aunque tenga mil árboles, pero yo saco los mil árboles para hacer mi casita”, recalcó el guayanillense mientras la gobernadora mencionó que es “por la Junta (de Supervisión Fiscal) que no nos deja ni gastar”.

Por su parte, el alcalde Nelson Torres Yordán, destacó la idiosincrasia de esa comunidad a donde han crecido generaciones enteras.

“Tenemos residentes que llevan tan reciente como un año el último que está aquí, pero también tenemos gente que lleva una vida entera, generaciones que se han criado aquí en el área del Faro. Sería un desprendimiento completo de todo lo que son sus raíces y no ha sido fácil, pero la gran mayoría está en disposición de moverse porque todo lo que queda hacia el área del mar, ahora mismo todo está bajo agua”, manifestó.

“El cambio es significativo, sin contar algún evento atmosférico que pueda subir la marea y que puedan ellos entonces poner en riesgo su propiedad. Por eso el alcalde seguro que tiene que un refugio porque hay un evento como este y ya él tiene personas en el refugio y la posibilidad de que todos estos residentes en caso de que las lluvias comiencen”, acotó la gobernadora.

Asimismo, Torres Yordán detalló otras comunidades que requieren atención especial desde los eventos telúricos de enero.

“Tenemos problemas igualmente en la Playa de Guayanilla, los Caños, porque todo está bien abajo con el terremoto del 7. Aquí sigue temblando y tenemos una preocupación de ¿qué puede pasar si hay un evento mayor en toda esta zona? Toda gira en agua aquí en nuestro pueblo”, señaló el ejecutivo municipal.

Al sur también viajó el secretario del Departamento de la Vivienda, Luis Carlos Fernández Trinchet, el cual reveló cuáles son las alternativas que hay para los damnificados por los terremotos que ahora están más vulnerables en temporada de huracanes.

“Si no hay vivienda en Guayanilla, pero quiero irme a Ponce como menciona el alcalde o me quiero ir a algún otro lugar, pues sencillamente que ellos escojan.

Los únicos dos municipios que han pedido vivienda son Ponce y Yauco y ya estamos en conversaciones con Ponce y Yauco para transferirle las viviendas que están solicitando”, mencionó.

Otro de los vecinos del sector El Faro, Robinson Vega Zapata, estuvo dispuesto a moverse a otro lugar, visiblemente acaparado por la marea.

“No es fácil, ya ha pasado esto varias veces y no han hecho ná, pues, pero el alcalde de aquí está haciendo lo máximo, pero él necesita ayuda el presidente, que lo apoyen.

Mi casita está cogiendo un poco de agua, no tanta como aquí, pero si me ofrecen un sitio mejor que este, yo me voy”, admitió.

Por otra parte, Vázquez Garced también visitó los refugios de Guánica y Guayanilla; este último en la escuela Gloria Borrero en el barrio Macaná.

Allí conversó con varias personas que optaron por albergarse y protegerse de las lluvias que se esperan en las próximas horas.

Antes de despedirse, una de las refugiadas pidió a la gobernadora y al alcalde de Guayanilla que se acercaran para orar por ellos. Así lo hicieron.