En momentos en que se vive una emergencia de salud pública a causa del coronavirus, el San Jorge Children & Women's Hospital suspendió este miércoles a 244 empleados, incluyendo enfermeras, técnicos, tecnólogos y clericales, para lidiar con los problemas económicos que enfrentan ante la drástica baja en la atención de los pacientes, confirmó el director ejecutivo del hospital, José Luis Rodríguez.

“Nosotros hoy suspendimos, no despedimos, 244 empleados de nosotros”, precisó el funcionario en entrevista con Primera Hora, al indicar que la plantilla de empleados regulares que tenían era de 478 personas.

Explicó que tomaron la determinación, porque “los servicios que el hospital provee han disminuido más de un 50%".

Rodríguez detalló que de sobre 100 visitas diarias que recibían en la sala de emergencia, “apenas se reciben 20”, y que de las 100 cirugías que realizaban semanalmente, han disminuido a cero.

“Ajustamos la plantilla a los servicios que estamos ofreciendo ahora y dejamos un poco más de personal en áreas de intensivo en caso de que haya que usarse para rápido”, comentó el funcionario, al señalar que mantuvieron toda su plantilla de médicos.

Señaló que con esta medida no están debilitando el hospital para atender la emergencia del coronavirus, pues el personal fue suspendido y podría ser convocado de manera urgente para atender un aumento de casos.

Rodríguez también dijo que los empleados “no están en la calle sin dinero”, pues podrán recibir las ayudas económicas que el gobierno provee, como el desempleo, y el hospital les continuará pagando su seguro médico.

Este no es único hospital que ha disminuido a su personal en los pasados días. El director de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Jorge Galva, informó a Primera Hora que las instituciones Metro Pavía y Manatí Medical Center también han suspendido o cesanteado personal en medio de la amenaza de salud pública que ocasiona el coronavirus COVID-19 en la Isla.

Aileen Orengo, relacionista público de Metro Pavía, indicó que “no se va a emitir comentarios hasta el momento”.

Mientras, no se ha logrado conseguir una expresión de Manatí Medical Center.

También trascendió de suspensiones o liquidación de licencias en los hospitales Bayamón Medical Center, donde se impactaron 150 empleados, así como el Auxilio Mutuo y el Hospital del Maestro.

Esto se suma a que esta mañana el representante Rafael “June” Rivera reveló que el Centro 330 Salud Integral de la Montaña suspendió a 137 empleados, incluyendo enfermeras graduadas, en sus instalaciones de Barranquitas, Comerío, Corozal, Naranjito, Orocovis, Bayamón y Toa Alta.

Por su parte, el portavoz del Colegio de Enfermería Práctica Licenciada en Puerto Rico, Julio Irson, manifestó su preocupación por el escenario que enfrentan los empleados de hospitales y señaló que esto podría desembocar en un éxodo mayor de estos profesionales de la salud.

“Con estos despidos están provocando un éxodo y eso lo podrían evitar si hicieran acuerdos para que esos enfermeros despedidos pudieran ir a trabajar a las zonas que se requieren ahora mismo”, dijo a Primera Hora.

Asimismo, destacó que compañías de Estados Unidos ya están haciendo acercamientos a los profesionales de la salud de la Isla con ofertas tentadoras para reclutarlos. “Están haciendo ofertas y podrían llevarse parte de ese personal. Ofrecen hasta $75 la hora. En 62 días (periodo de suspensión que están dando) se ganarían cerca de $24,000”, destacó.

La confirmación de la suspensión en el hospital San Jorge se da a pocas horas de que la gobernadora Wanda Vázquez realizara una cumbre en La Fortaleza, en la que participó el presidente de la Asociación de Hospitales, Jaime Plá; el task force médico del coronavirus, así como el director de ASES, para lidiar con la falta de flujo de dinero que se ha reportado en las instituciones médicas y que ha comenzado a causar efectos.

La situación es tal que Galva emitió una carta circular el pasado 26 de marzo en la que hizo constar el crítico cuadro que enfrentan las instituciones de salud, especialmente los hospitales. Todavía no se ha alcanzado una solución, aunque se barajean varias alternativas, que incluyen que las compañías aseguradoras le adelanten dinero a los centros de salud.

En la misiva de Galva, se expone que el presidente de la Asociación de Hospitales, Jaime Plá, les alertó el 24 de marzo mediante una videoconferencia que tanto ASES y las organizaciones de manejo de cuidado integrado (MCO, en inglés) contratantes del Plan Vital, o sea las aseguradoras, tenían que proveer “mecanismos para paliar la severa situación financiera que padecen los hospitales como consecuencia de la reducción del censo desde el inicio de la emergencia del COVID-19”.

Galva estipuló, en entrevista con Primera Hora, que el censo de esta semana detalla que la atención ha pacientes ha caído drásticamente desde que se impuso la cuarentena del coronavirus. Actualmente, está en un 38%.

La carta circular de ASES hace constar que “el licenciado Plá manifestó que, ante la reducción del censo hospitalario experimentada por todos los hospitales de Puerto Rico, se hacía imperativo buscar alternativas para proveerles flujo de dinero lo antes posibles para que los hospitales continúen operando con el personal necesario. De lo contrario, muchas de estas instituciones tendrían que cesantear empleados, situación de alto riesgo a la luz de posible y potencial de un dramático aumento en el número de hospitalizaciones ante la pandemia”.

En entrevista con Primera Hora, Plá alegó que no existe una crisis en los hospitales en estos momentos que todavía no se alcanza una solución. También alegó desconocer que se estuviesen reportando ya las cesantías, como alegó Galva.

“En este momento no hay una crisis, porque no tenemos los pacientes. La crisis la va a haber si los pacientes del virus suben desproporcionadamente. Ahí es que vamos a tener la crisis, porque vamos a estar sin empleados. Estamos tratando de evitar que cuando lleguen los pacientes estemos en crisis”, sostuvo.

No obstante, Galva señaló que estas cesantías de empleados debilitan el sistema de salud en un momento de emergencia.

“En estos momentos, los hospitales están pasando por un momento crítico, debido al descenso abrupto en su censo. Quiero que quede claro que estamos tomando todas las medidas para resolver esto”, puntualizó.

Los legisladores Juan Oscar Morales, Carmelo Ríos y Henry Newman informaron a este diario que desde la semana pasada se han aprobado medidas para atender esta situación de los hospitales.

Hasta el momento, solo ha llegado a La Fortaleza una medida del Senado que le otorgaría $7.5 millones a los Centros de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) propiedad de los municipios para que puedan continuar operando.

Otras de las medidas, que es de la Cámaras de Representantes, daría $30 millones a los hospitales para la compra de materiales de seguridad para atender la emergencia del coronavirus. El proyecto pasó al Senado.