Qué tienen en común Desiree Rodríguez, Salvador Pérez y Josué Sanjurjo?

Pues, que estos tres jóvenes empresarios apuestan al desarrollo del casco urbano de Río Piedras y sus alrededores.

Desiree y Salvador hace dos años establecieron su negocio Necromancy Cosmetica en el Callejón del Carmen, que conecta la calle Arzuaga con el Paseo de Diego.

Sí. Ese tramo peatonal donde abundan los negocios cerrados y edificios abandonados y faltan los ciudadanos que hace años hicieron del lugar un punto de encuentro de comercios, residentes y espacios culturales.

La pareja de empresarios, que pertenece al Comité Cultural de Río Piedras, llegó a vender labiales veganos, entre otros productos, “tratando de darle un poco de vida” a la zona. 

“Los dos le tenemos mucho cariño a Río Piedras y hay que tener mucha visión. Hay unas ganas de que Río Piedras eche pa’lante… pero necesitamos ayuda”, dijo Desiree, que confesó que “nos sentimos olvidados”.

Sin embargo, aunque ambos reconocen problemas de falta de seguridad, iluminación y limpieza en el área, así como los altos precios de alquiler, insisten en que no se quitan.

Incluso, Salvador indicó que “hay mucha gente interesada en alquilar cerca de él, pero los dueños, o no quieren alquilar o están muy caros”. En el caso de ellos, alquilaron el local a un buen precio.

“Entendemos que Río Piedras tiene muchas posibilidades: el Tren Urbano; estacionamientos pagando o en la calle; gente que llega caminando, en carro o en bici, y está la Universidad de Puerto Rico”, enumeró la joven sobre las bondades del área.

Aunque saben que “el casco urbano ahora mismo está muerto”, eso no hace que la pareja claudique y deje de soñar en grande con el Río Piedras que quieren y, por eso, confiesan, “estamos aquí y seguimos”.

“Sé que hay mucho por hacer, pero sabemos que podemos salir adelante”, agregó Desiree.

Ese mismo entusiasmo lo comparte Josué, propietario de Affogato, que se basa en un modelo de economía solidaria para promover la producción local por medio de pequeños y medianos empresarios.

El joven, que tiene junto a un socio su coffee shop en la calle González, asegura que “mientras más personas se unan a esta causa y deseen crear pasará lo mismo que en la Calle Loíza, en Santurce, donde ahora hay gente hasta altas horas de la madrugada”.

Razonó que “si más personas se arriesgan a apostar a Río Piedras va a ocurrir un movimiento a favor y una nueva economía para la zona”.

“Lo que queremos es que Río Piedras vuelva a ser lo que era antes, el centro de todo, con sus calles llenas”, agregó el joven que entró en el mundo del café en el 2011 y que hace unos cinco meses se ubicó allí. 

En el caso de Desiree y Salvador, su amor por la zona riopredense los llevó a ser parte del Comité Cultural y ya esperan con ansias la celebración del próximo Jueves de Río Piedras, el 25 de abril, en el Callejón del Carmen. 

Desiree y Salvador operan desde hace dos años su negocio Necromancy Cosmetica. (femmy.irizarry@gfrmedia.com)
Desiree y Salvador operan desde hace dos años su negocio Necromancy Cosmetica. ([email protected])

En el circuito cultural se encuentran artesanos, negocios de comida, marcas locales y hay música en vivo, entre otras atracciones.