LOÍZA. Este municipio no ha perdido su pintoresco rostro, pero una vez se adentra en sus estrechas calles, las cicatrices provocadas por el huracán Irma, que luego fueron abiertas por María, son palpables.

Con sus potentes vientos –que en la Isla llegó a registrar alrededor de 80 millas por hora–, hace exactamente un año, Irma arrancó un total de 89 hogares en Loíza.

Decenas permanecen en ruinas, abrazadas por enredaderas y escombros.

Precisamente, esto fue lo que le pasó a la suegra de Wilfredo Fuentes, quien gracias a su trabajo como constructor, ha logrado reparar de ocho a nueve viviendas de sus vecinos.

La madre de su esposa lo perdió todo a sus 67 años. La casa hecha en madera y cemento quedó destruida. Sus muebles y su ropa terminaron desechados.

“Se le fue todo, todo”, lamentó el loiceño en entrevista con Primera Hora desde el balcón de su residencia en Medianía Alta. Fueron los sectores de este humilde barrio –Villa Cristiana, Villa Batata y las Parcelas Vieques- los más perjudicados por el sistema que embistió a Puerto Rico el 6 de septiembre de 2017.

“Ahora mismo la casa la está arreglando la fundación de Ricky Martin”, destacó.

Wilfredo Fuentes contó que la madre de su esposa lo perdió todo a sus 67 años. (david.villafane@gfrmedia.com)
Wilfredo Fuentes contó que la madre de su esposa lo perdió todo a sus 67 años. ([email protected])

Frente a la residencia de Wilfredo también se encontraba don Pablo Báez en su bicicleta. Indicó que apenas recibió $200 de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA en inglés) para reparar las ventanas rotas y filtraciones de agua que causaron los huracanes.

“Todavía estamos un poquito mal”, aseguró el hombre de 49 años.

“Lo que dio FEMA no da para nada. Para uno hacer un techo tiene que tener sobre $3,000 o $4,000”, aseveró luego Wilfredo.

La calle frente a su vivienda estaba desolada. El mismo panorama se repite en las otras vías del barrio.

“No aguantaron la presión”, afirmó Wilfredo sobre la desolación que allí impera. “Muchos amigos están por allá fuera” (Estados Unidos), apuntó.

Vital la Fundación Ricky Martin

La alcaldesa Julia Nazario explicó que las familias que residían en las 89 casas que fueron declaradas pérdida total tras Irma, todavía tienen la oportunidad para solicitar y obtener ayuda de la Fundación Ricky Martin, que en conjunto con la Fundación Comunitaria de Puerto Rico, ha tenido un rol significativo en la reconstrucción del pueblo.

Las organizaciones reedificarán unas 225 viviendas a los damnificados que cumplan los requisitos. Los interesados deben llegar al Centro TAU, en Loíza

“Se entregó una ayer, siete (se entregarán) para la próxima semana. Hay 89 familias en turno (...) y la fundación tiene (pendientes)125 que faltan que (las) familias lleguen para ser evaluadas”, afirmó la alcaldesa afiliada al Partido Popular Democrático.

Casa reconstruida por la Fundación Ricky Martin en el sector El Richard, en Loíza. (Suministrada)
Casa reconstruida por la Fundación Ricky Martin en el sector El Richard, en Loíza. (Suministrada)

Nazario no pudo detallar en cifras los daños que Irma desencadenó, pues María llegó 14 días después, el 20 de septiembre, mientras todavía hacían inventario; desde entonces el Gobierno lo trabaja como un solo evento.

“Luego de María esa cantidad (89 viviendas) aumentó a 2,997”, expuso la alcaldesa.

“La pobreza salió a flote”, sostuvo.

Actualmente, 427 familias loiceñas residen bajo toldos plásticos.

Nazario espera por La Fortaleza para convertir la escuela Carlos Escobar López en un “súper-refugio” para lo que ya tiene unos 30 postes solares, siete cisternas y 700 catres.