El Ombudsman de Puerto Rico, Edwin García Feliciano, dijo hoy que las limitaciones impuestas por el COVID-19 no son excusa para que el ciudadano no reciba el servicio que merece de su gobierno, por lo que exhortó a la ciudadanía a acudir a su oficina si tiene algún reclamo legítimo sobre servicios en las agencias públicas.

García Feliciano apuntó que, si bien muchas de las transacciones se realizan de manera virtual o remota, el ciudadano conserva el derecho de recibir un servicio ágil, respetuoso y que responda a sus necesidades.

“Me preocupa que el trabajo remoto no sea conducido adecuadamente para que el ciudadano reciba los servicios que merece. Tenemos que protegernos, pero eso no puede darse a expensas de afectar el servicio al ciudadano, que es responsabilidad de todos”, expresó en declaraciones escritas.

En ese sentido, García Feliciano recalcó que el ciudadano debe tener la certeza de que le asisten los mismos derechos de que sus quejas sean atendidas en un tiempo prudente y razonable, que le ofrezcan una solución a las mismas o el curso de acción que corresponda según los méritos planteados, como exigir igualmente una revisión de su caso.

“El COVID ha alterado los procesos, pero no los derechos de la ciudadanía. Sus reclamos deben y serán atendidos siguiendo las normas y procedimientos establecidos en los reglamentos vigentes, que, en todo momento, asisten al ciudadano para reclamar y sostener sus derechos”, sostuvo.

El procurador mencionó que su oficina se mantiene atenta a responder al reclamo de los abonados o consumidores de servicios públicos, pero corresponde a la ciudadanía acceder a los servicios de la procuraduría si entiende que una agencia no ha resuelto su queja.

“Me preocupa la cantidad de personas que aún no han recibido los $1,200 del estímulo ante el COVID, los padres, madres y tutores que hacen malabares para trabajar y atender a sus hijos menores mientras estudian o necesitan de alguien quien los cuide. También, que no haya un cuadro claro de las personas, usualmente mujeres y niños, que se haya reportado su ausencia como desaparecidos, así como la política pública adecuada para atender el asunto. Y aunque cuando reconozco los avances realizados por el Departamento del Trabajo, me preocupa que todavía haya personas que no han recibido el pago del PUA”, señaló García Feliciano.

"Nosotros seguimos trabajando intensamente solucionando reclamos ciudadanos. Nuestras oficinas regionales pueden ser contactadas con solo llamar al teléfono 787-724-7373, donde uno de nuestros investigadores le asistirá”, agregó.

También informó que a través de la dirección electrónica [email protected] puede iniciarse una queja sobre servicios no recibidos, reclamos o inconformidad con la solución ofrecida por la agencia, que será examinada y tramitada para una solución final al caso planteado.

“Estamos disponibles para ayudar, por lo que exhortamos a la ciudadanía en no dudar en contactarnos si entiende que no ha recibido una atención justa a sus reclamos”, puntualizó García Feliciano.