Con el fin de reforzar la resiliencia en las comunidades, preparar a la ciudadanía para futuras emergencias y proveer herramientas ante el cambio climático, la organización sin fines de lucro PlenitudPR, junto a la Fundación Comunitaria de Puerto Rico lleva a cabo un proyecto de instalación de sistemas de recolección de agua de lluvia en comunidades de la zona Oeste y central de la Isla.

Según Owen Ingley, director ejecutivo de PlenitudPR, después del paso del huracán María, las personas han mostrado más interés en preparar a sus comunidades para ser más sustentables ante los distintos retos que pueden enfrentar. Y una de las fuentes de más importantes es el agua.

“Desde hace años hemos estado interesados en motivar al pueblo, dándole las capacidades necesarias para ser sustentable y resiliente. Después de María, estamos viendo más interés en el público en la recolección de agua de lluvia”, comentó Ingley al conversar con este medio.

La organización sin fines de lucro, que fue fundada en el 2010 y tiene como fin capacitar a las comunidades a través de la educación y las artes para desarrollar su sostenibilidad, organizó ayer una actividad para instalar un sistema de recolección de agua de lluvia en la escuela superior Luis Muñoz Marín de Añasco.

El dispositivo no solo suplirá de agua al plantel para su uso diario sino que, además, servirá como componente primordial para un guerto casero que ha sido desarrollado en el plantel.

“Este sistema puede ser utilizado para el riego de siembras, o en el uso diario, para limpieza o bajar los inodoros en los baños. Pero, además, en caso de una emergencia, como un terremoto o huracán que provoque una interrupción en el servicio de agua, puede ser una reserva de agua”, destacó el director ejecutivo de la organización. 

La cisterna instalada en la escuela de Añasco tiene una capacidad de 2,000 galones. Su funcionamiento comienza en una esquina del techo donde se recolecta el agua de lluvia y a través de una canaleta de tubop pvc de tres pulgadas, se conduce el agua del techo a la cisterna.

“Antes de entrar a la cisterna, el agua pasa por un sistema de filtración básico que se llama de Primera Limpieza. En este caso, el sistema es un poco más sofisticado, porque incluye una bomba y un tanque de presión para que el agua salga presurizada al vivero”, narró Ingley, quien agregó que el proyecto también incorporó la energía renovable, ya cuenta con una placa solar y una batería para mover el motor de la cisterna

El costo aproximado de este sistema es de cerca de $4,000. Sin embargo, a través de la Fundación Comunitaria de Puerto Rico se logró sufragar el costo de compra e instalación.

“Mucha gente se ha dado cuenta que es necesario ser proactivo y que cada cual debe ser parte de la solución. No podemos esperar que el gobierno haga todo por nosotros y solo señalar lo que están haciendo. Hay que aportar. También, donde hay colaboración de diferentes sectores, como este, siempre es exitoso”, subrayó Ingley.

Como parte de las actividades en la escuela Luis Muñoz Rivera, la organización también ofreció talleres gratuitos para que las personas conozcan más de esta práctica y cómo pueden aplicarlo también a sus hogares.

“Esta actividad ha sido muy interesante porque toda la gente se ha involucrado. Ellos tienen un taller de soldadura y el grupo de estudiantes está ayudando a fabricar la base para aguantar la placa solar y también una pequeña estructura para encerrar la bomba y la batería, contó el líder de la organización, que además de Añasco trabaja proyectos similares en distintos barrios de Las Marías. 

De igual forma, la artista puertorriqueña Natalia Sánchez trabajó un mural de 13 pies de alto y alrededor de 35 de largo que adornará la pared donde fue colocada la cisterna.

“Nos involucramos porque nuestra escuela es centro de asamblea en caso de terremoto o tsunami y, además, estamos creando un huerto sustentable”, manifestó Yamaira Rodríguez Ávila, Trabajadora Social de la escuela, en declaraciones escritas.

“También deseamos contribuir a corregir las escorrentías que llegan a la calle frente a nuestra escuela. Además, los grupos de décimo y undécimo tienen la recolección de agua de lluvia como tema de su Aprendizaje Basado en Proyectos (PBL, por sus siglas en inglés),” agregó.

Las personas interesadas en conocer más sobre PlenitudPR o los proyectos de instalación de cisternas para recolección de agua de lluvia pueden escribir a [email protected], llamar al 787-247-1966 o visitar los portales https://www.plenitudpr.org/ y a https://www.fcpr.org/.