El presidente Barack Obama declaró el fin de la guerra en Afganistán en diciembre de 2014, pero cientos de familias boricuas aún viven la angustia y tensión por las movilizaciones de sus parientes soldados al país que continúa siendo un bastión para insurgentes.

Sin embargo, para las familias de 14 soldados puertorriqueños adscritos a la unidad 512 TC de la Reserva de Estados Unidos que estuvieron activos en Afganistán y que arribaron esta tarde a la Isla, esa angustia se aplacó al poder recibirlos, abrazarlos y tenerlos de vuelta en casa.

“Ya nosotros cumplimos con nuestra misión y ahora le vamos a dedicar tiempo a nuestras familias”, sostuvo el capitán Jay Rodríguez, a su arribo en un vuelo de Delta al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín

A su llegada, los soldados lloraron mientras abrazaban a sus esposas e hijos que esperaron su llegada con cartelones con declaraciones de amor, globos y fotos familiares.


Los soldados fueron movilizados en octubre de 2014 para apoyar la Operación Libertad Duradera y tuvieron la encomienda de manejar y coordinar asuntos de logística y de transportación en cuatro bases militares. Tuvieron bajo su supervisión a cientos de contratistas y también coordinaron tareas con militares afganos. De hecho, los soldados reemplazaron otras cinco unidades y han sido nominados para un galardón por su desempeño exitoso.

“Estoy súper orgullosa de mi esposo. No todo el mundo nace para ser soldado ni para ser esposa de uno, pero nos une la comunicación, el amor, la tolerancia y el compromiso”, indicó Elisa Cruz, esposa del teniente Dionisio Díaz, otro de los que arribó esta tarde.