El presidente de la Universidad de Puerto Rico, José Ramón de la Torre, tuvo una reunión 'top secret' en la casa Manrique Cabrera con “miembros de la comunidad” de la que Primera Hora fue sacado amablemente.

Este rotativo se enteró que De la Torres sostenía una reunión con miembros de la Junta de Síndicos y otros miembros de la comunidad universitaria para alegadamente discutir estrategias. Al llegar a la llamada Casa del Presidente para confirmar la información, Primera Hora encontró un nutrido grupo de jóvenes a los que de la Torre se dirigía.

“Ustedes jóvenes sepan que tienen el respaldo mío. Que yo estoy siempre, siempre para ustedes. Que pueden ir a verme...”, manifestaba De la Torre al grupo cuando Primera Hora llegó. 

Entre los presentes destacaba la presencia del ex representante del Partido Nuevo Progresista (PNP), Ángel Cintrón y este diario supo que otros líderes del PNP estarían presentes en esa reunión.

Fuentes de Primera Hora aseguran que Cintrón, ex director de campaña del gobernador Luis Fortuño, es el “poder detrás del trono” de la presidencia de la UPR.

Sin embargo, su reinado no es pleno ya que también agregan que éste recibe instrucciones del secretario de la Gobernación, Marcos Rodríguez Ema, de cómo manejar los asuntos de la Universidad. Posteriormente, Cintrón, quien aseguran tiene poder de decisión en la UPR, tiene que impartirle dichas instrucciones a De la Torre para que las ejecute.

Al percatarse de nuestra presencia se nos inquirió sobre nuestra identidad, para luego informar que la reunión era privada y que teníamos que abandonar el lugar.

El portavoz de prensa del Presidente, Iván Ríos, insistió en varias ocasiones que la reunión era privada.

“Esto es una reunión privada, no es pública. Como esta reunión es privada la foto no procede. Es una reunión privada entre el Presidente y varios sectores de la Universidad. Así que para poder continuar encarecidamente...” decía Ríos, mientras hacía gestos para que abandonáramos la casa ya que “estaban cerca de terminar la reunión”.

Otros miembros se incomodaron muchísimo con nuestra presencia y cuestionaron el cómo logramos acceso al cónclave.

Dada esta reacción se le pregunto a Ríos si allí se estaba haciendo algo indebido que provocara la nerviosa y molesta reacción de los miembros de la reunión. A lo que Ríos volvió a responder que “no, para nada. Lo que pasa es que está es una  reunión privada”.

Las fuentes también indicaron que en el encuentro se esperaban otros líderes de la Palma.

La Universidad se mantiene en controversia con el estudiantado por la futura imposición de una cuota especial de $800. Los estudiantes en asamblea la semana pasada decretaron un paro de labores de 24 horas en la Administración Central el 23 de noviembre.