Al estudiante puertorriqueño Diego Andino lo despertó esta mañana la sacudida del intenso terremoto de 5.7 que estremeció el estado de Utah.

La experiencia la vivió en su apartamento ubicado en el quinto piso de un edificio en la ciudad de Murray.

Según relató a Primera Hora, Diego quedó paralizado, por lo que no salió de su apartamento y esperó a que llegara la calma.

El sismo ocurrió a eso de las 7:05 de mañana y el epicentro fue localizado al suroeste de Salt Lake City. Según reportes noticiosos, ha sido el más grande que ha golpeado al estado luego del ocurrido en el 1992 que registró una magnitud de 5.9.

Aproximadamente, 2.8 millones de personas sintieron el sismo que afectó a Utah. (Alex Goodlett)

“Estaba en mi apartamento, estaba durmiendo, de repente me despertó y pues me quedé paralizado, no sabía qué hacer porque fue tan de momento y aquí en Utah eso no pasa, es bien raro que pase… Sentir un terremoto de una magnitud así de grande, pues fue un poco sorprendente”, relató el joven de 21 años y oriundo de San Juan.

“La cama se empezó a mover de lado a lado, veo los ‘screens’ que tengo en las ventanas moviéndose para arriba y para abajo… fue sorprendente en verdad. Me quedé en mi cama, después fui a chequear el apartamento para ver qué se había tumbado”, indicó.

Afortunadamente, en su área no pasó nada que lamentar, dijo.

Aseguró que contrario a reportes de zonas cercanas al epicentro, la gente estaba en calma y el edificio no sufrió ningún daño.

“Solo vi una persona afuera”, comentó el estudiante ciencias de computadoras en la Universidad de Utah, y quien reside en el estado desde el 2016.

Dijo que su reacción inmediata fue conectar con sus amistades en la zona para saber cómo estaban.

Sus conocidos que viven más cerca al “downtown”, lo sientieron todavía más fuerte al encontrarse en un apartamento en el piso 12 de un edificio.

“En el origen del terremoto, que es una ciudad que se llama Magma, pues en el ‘downtown’ hay unos edificios que se le cayeron bloques, pero no fue tan grave”, sostuvo el estudiante quien no presenció el terremoto de magnitud 6.4 ocurrido el pasado 7 de enero en Puerto Rico, pues ya estaba en Utah.