El dirigente Eddie Casiano se acogerá las cosas positivas que hizo el Equipo Nacional de baloncesto masculino y enfatizará en evitar las negativas de cara al segundo compromiso contra el quinteto de Estados Unidos como parte del proceso clasificatorio para el torneo AmeriCup 2021.

Los estadounidenses aprovecharon una fina puntería en la primera mitad donde lograron 11 canastos de tres puntos y, además, resistieron un valiente esfuerzo de los puertorriqueños en el segundo tiempo para prevalecer 83-70.

“En la primera mitad rotamos tarde, no estuvimos en las posiciones, las manos abajo y tiraron tiros de prácticas. No sincronizamos bien, hicimos los ajustes en la segunda mitad. Ofensivamente tuvimos nuestros problemas. Cada vez que teníamos la bola, la poníamos en el piso y cuando se hace eso contra un equipo como Estados Unidos nos complica”, reaccionó Casiano después del encuentro en el Coliseo Roberto Clemente en San Juan.

Puerto Rico disfrutó de una mejor segunda mitad, particularmente en el lado defensivo provocando pérdidas de balón para iniciar la transición rápida. Casiano espera que los integrantes del equipo carguen con el mismo nivel de energía a Washington D.C. para el segundo desafío contra Estados Unidos. El mismo será el domingo.

“Estamos compitiendo contra una potencia. No hay excusas, no estoy abochornado por nada. Los míos son unos guerreros, compitieron. Simplemente, fueron mejores que nosotros por una noche”, insistió.

Casiano, sin embargo, señaló que deberán proteger el balón para tener mejores oportunidades el domingo.

“Tenemos que aprender a jugar de la manera correcta para poder competir a este nivel. Cambié el sistema en la segunda mitad, lo hice un poco más simple. Tuvimos momentos bueno. Gian Clavell demostró que es un jugador de este nivel. Entiende el juego, está maduro, estudia el juego, practica duro. Todos los días está buscando cómo descifrar el juego de la manera correcta. Estoy claro de dónde están mis pies. De que queremos mejorar, claro que sí. De que vamos a mejorar, claro que sí”, afirmó.

Puerto Rico llegó a estar abajo por 27 puntos, pero en la segunda parte se acercó a 10. Sin embargo, el cansancio físico fue un factor que evitó superar la desventaja.

“Competimos. Nadie se quitó. En la segunda mitad me dejé llevar por lo que vi en la primera, hice los ajustes y competimos. Estamos claro contra quien estamos jugando, no le tengo miedo y vamos a competir. Tenemos que jugar casi a la perfección para estar con ellos al final del juego”, concluyó.

El segundo partido de esta ventana será el domingo a las 4:00 p.m. con la visita de los boricuas a los estadounidenses en Washington D.C.