El anunció de las partes ocurrió poco después de 24 horas de revelado el informe del comisionado de las Grandes Ligas que involucró al dirigente boricua en el esquema de robos de señales de los Astros de Houston en el 2017, cuando Cora era coach de banco de los Astros.

El comisionado, Rob Manfred, dijo en su informe que Cora podría ser castigado. Agregó que tomaría una decisión en torno al boricua cuando Major League Baseball (MLB) conluyera una investigación similar a la que hizo sobre los Astros, pero en este caso sobre los Medias Rojas que Cora dirigió en el 2018.

Pero las partes decidieron adelantar su decisión en espera al mallete del comisionado.

“Decidimos acabar la relación por el bien de la organización. No quería ser una distracción para la organización. Mis dos años como dirigente fueron los mejores años de mi vida. Fue un honor dirigir el equipo y traer de vuelta un campeonato a Boston. Siempre estaré en deuda con la organización, con los fanáticos que me apoyaron como jugador, como dirigente, así como en mi esfuerzo por ayudar a Puerto Rico. Es un lugar especial. No hay un lugar como este en el béisbol, y lo extrañaré”, escribió Cora en el comunicado al tiempo en que agradeció a la gerencia de los Red Sox.

El comunicado fue firmado por la alta gerencia de los Medias Rojas, John Henry, Tom Werner y Sam Kennedy, quienes dijeron que llegaron al acuerdo mutuó luego de ver el informe de Manfred sobre los Astros.

“Hoy discutimos el contenido del informe del comisionado (Rob Mafred) relacionado a los Astros de Houston y, colectivamente, decidimos que Alex no podría más liderar el equipo y decidimos acabar con la relación laboral”, escribieron.

“Es un día triste para nosotros. Alex es una persona especial y un miembro querido de los Red Sox. Echaremos de menos su pasión, su energía y sus contribuciones significativas para New England y Puerto Rico”, agregaron en el comunicado.

El informe de Manfred, basado en una investigación que usó testigos cercanos a los Astros, Cora fue señalado como el coach de banco que comenzó la comunicación con el cuarto de videos del equipo en donde otras personas decodificaban las señales del equipo contrario usando una toma de cámara del jardín central hacia el plato. Del banco, la información decodificada era pasada al bateador de turno para que supiera qué tipo de lanzamiento enviaría el lanzador.

El informe incluyó una suspensión de un año contra el dirigente y gerente general de los Astros, A.J. Hinch y Jeff Luhnow, respectivamente. Ambos fueron despedidos por los Astros a los minutos de que el informe se hiciera público.

La investigación de MLB sobre los Red Sox del 2018 continúa, por lo que se puede anticipar un castigo de MLB contra Cora por, al menos, su parte en el esquema de robos de señales con los Astros.