Fue una inusual tarde en el Puerto Rico Children’s Hospital, de Bayamón. En medio del ajetreo diario que hay en ese centro hospitalario, el personal médico y algunos pacientes que estaban por allí no podían ocultar la emoción que los embargaba por la visita que sabía que recibirían este viernes: la del estelar receptor de los Cardenales de San Luis en las Grandes Ligas, Yadier Molina.

El jugador de 31 años, quien a su llegada firmó autógrafos, repartió besos, abrazos y se dejó fotografiar con sus admiradores, acudió al hospital para entregar un donativo de $50,000 para la compra de una máquina de anestesia. Además, estuvo presente en inauguración de una sala de operaciones que llevará su nombre.

"Mi interés por ayudar este hospital surge de mi grupo de trabajo de la Fundación 4. Desde que comenzamos nuestra fundación, hemos decidido apoyar y ayudar a los niños y la juventud de Puerto Rico y que mejor que aquí en Bayamón y en este hospital", expresó el ganador de seis Guantes de Oro, quien el pasado año visitó esa institución para compartir con los pacientes durante la época navideña.

La aportación que hizo Molina, quien terminó la pasada temporada con un promedio de .319, fue recaudada en el Yadier Molina Celebrity Soccer Challenge, un partido amistoso de fútbol entre atletas y celebridades que se realizó el 14 de diciembre de 2013, en el estadio Juan Ramón Loubriel, de Bayamón.

Esta actividad deportiva fue orquestada por la Fundación 4, una entidad sin fines de lucro fundada por el pelotero y su esposa Wanda Molina en el 2010 para ayudar a organizaciones que apoyan causas relacionadas con la niñez. La Fundación, cuyo nombre surge porque ese es el número favorito del receptor, ha aportado a diversas organizaciones más $150,000.

Molina donará otra parte de los recaudos generados por el juego de fútbol a la Fundación Go-Gogo, entidad que brinda servicios a niños y niñas pacientes de cáncer y a sus familias.

El destacado pelotero, quien es padre de una niña y un niño, expresó que ofrecer este tipo de ayudas "se siente muy bonito". "Desde un principio (de su carrera) quería hacerlo. Gracias a Dios se me dio la oportunidad de estar bien económicamente para darle el apoyo al pueblo. De verdad que se siente bien bonito", puntualizó Molina, quien reconoció que su excompañero de equipo Carlos Beltrán fue una de sus inspiraciones al momento de crear su fundación.

Wanda, su esposa, también se mostró satisfecha con la aportación que otorgó la fundación que fundó junto a su famoso esposo. "Es bien importante porque la meta es ayudar a los demás, específicamente a los niños. Es impresionante", dijo.

Admitió que se identifica con los pacientes pediátricos y sus familiares y que agradece tener un niño y una niña saludables. "Cuando uno hace estas actividades, piensa en los niños de uno. Gracias a Dios, ellos están bien, tiene su salud, pero hay otros que no. Esa es la meta ayudar a los menos afortunados", agregó.

La directora ejecutiva del Puerto Rico Children’s Hospital, Norma Machado, por su parte, agradeció la iniciativa de la Fundación 4. "Para nosotros es una gran ayuda. Es un empujón para seguir ayudando a los niños, curando y dándole las herramientas que los médicos necesitan. Esto es una gran ayuda y un gran apoyo", expuso.

Machado dijo entre risas que cada vez que alguien la llama para decirle que los van a ayudar, siempre llora y esta vez no fue la excepción. "Siempre lloramos. Nosotros siempre esperamos esa ayuda y ese apoyo. Siempre es bienvenido porque hace falta", concluyó.