El atleta (18-1, 18 KO) también alabó la decisión del árbitro Luis Pabón de detener el combate en el último asalto luego de una combinación que lastimó a Buitrago.

“No esperaba que me durara tanto, pero vino muy preparado y fue muy inteligente. Se supo mover y se pudo recuperar bien de los golpes que le di. Lo lastimé par de veces abajo, y se pudo recuperar”, expresó el boxeador, quien llegó a la conferencia post pelea con la diestra envuelta en una bolsa de plástica de hielo porque la tenía “un poquito hinchadita”, aunque fuera de cuidado. 

A preguntas de la prensa, Acosta declaró que aunque no tiene problemas haciendo las 108 libras, le gustaría subir a las 112. 

“Yo hago el peso muy bien, pero si me dan una oportunidad en las 112 libras, subo y peleo por el título”, exclamó.

Añadió que está dispuesto a hacer una defensa mandatoria con el japonés Ryuji Hara (23-2, 14 KO), con quien iba a pelear en abril pasado, pero Hara se lastimó un hombro.

En cuanto a las declaraciones que Buitrago (30-4-1, 17 KO) le hiciera al periodista deportivo Raúl Álzaga, en el sentido de que Pabón se precipitó al momento de detener el combate y que fue una acción dirigida a proteger a Acosta de un posible nocaut, el peleador expuso que fue una buena decisión.

“Para mí, Luis Pabón hizo su trabajo muy bien. La tuvo que parar porque estaba recibiendo muchos golpes. Ya lo tenía muy lastimado. Él dice que se podía zafar una mano y me podía dar, pero lo tenía muy lastimado”, insistió.