Puerto Rico hizo reverencia hoy ante la presencia de la reina olímpica Jasmine Camacho Quinn, tal como ocurrió tantas veces para celebrar los triunfos de otras figuras deportivas.

En el pasado, entre muchas otras instancias, las principales arterias de la zona metropolitana de la isla se detuvieron luego de peleas del boxeador Félix “Tito” Trinidad, también cuando Mónica Puig pisó tierra para enseñar la medalla de oro que logró en los Juegos Olímpicos Río 2016 y, además, para recibir al “Team Rubio” que atrapó al país por su desempeño en el Clásico Mundial de Béisbol de 2017.

Esta vez, el turno fue para Camacho-Quinn con un extenso recorrido que comenzó en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín en Isla Verde y culminó en el corazón de Trujillo Alto, de donde es natural la madre de la atleta, María Milagros Camacho.

Relacionadas

Luego de participar de una actividad protocolar, Camacho Quinn se unió a un puñado de atletas que también formaron parte de la delegación puertorriqueña en los Juegos Olímpicos Tokio 2020 para comenzar el festejo de pueblo. Entre otros estaban el trujillano Adrián Gandía, el luchador Franklin Gómez y el skateboarder Steven Piñeiro.

Durante el recorrido, Jasmine Camacho- Quinn hizo una parada en la Casa Olímpica donde le esperó un grupo de jóvenes atletas de San Juan.
Durante el recorrido, Jasmine Camacho- Quinn hizo una parada en la Casa Olímpica donde le esperó un grupo de jóvenes atletas de San Juan. (VANESSA SERRA DIAZ)

Presentes también estaban Ryan Sánchez (atletismo), Yankiel Rivera (boxeo), Jazmon Gwathmey (baloncesto) y Marife Torres (golf), entre otros, que participaron de la caravana acompañando a Camacho-Quinn, quien llevó sobre el cuello la medalla de oro por haber dominado el evento de los 100 metros con vallas femenino.

La presencia de flores de magas insertadas en los peinados sobresalieron a lo largo de la ruta, al igual que las banderas de Puerto Rico de todos los tamaños. Camacho-Quinn, de hecho, fue quien convirtió el capullo en un símbolo desde el momento que lo llevó en el cabello para la premiación olímpica en Tokio.

Después de completar la Avenida Baldorioty rumbo a la Isleta de San Juan, los vehículos se abrieron camino por la Avenida Constitución hasta pasar frente el Capitolio y, luego, a la Casa Olímpica. Allí Camacho-Quinn desbordó el vehículo para compartir brevemente con un grupo de jóvenes que llevaban camisetas de un Club de Atletas de San Juan.

Cientos de curiosos se acercaron hasta el vehículo para captar una imagen de la campeones olímpica.
Cientos de curiosos se acercaron hasta el vehículo para captar una imagen de la campeones olímpica.

Camacho-Quinn no desaprovechó la oportunidad para acceder a las peticiones de fotos y firmas de autógrafos.

Durante la pausa, el púgil Yankiel Rivera sostuvo que sentía orgullo por ser partícipe del recibimiento en honor a Camacho-Quinn.

Esto es algo especial y un orgullo para nosotros poder compartir con Jasmine este momento que se merece”, dijo Rivera.

La comitiva de vehículos continuó su marcha hasta la Avenida Piñeiro para seguir directo hasta Trujillo Alto donde compueblanos la esperaban con ansias. A medida que se aceraban a la meta se escuchaba el ritmo de plena para recibirla.

Los presentes se quedaron con los deseos de escuchar algunas expresiones de Camacho-Quinn, quien poco después siguió la marcha hacia su próximo destino.