El apoderado de las Sanjuaneras de la Capital en la Liga Femenina de Voleibol Superior espera prevalecer en los tribunales del País con los mismos argumentos que, según dijo, fueron “despachados” por la Federación Puertorriqueña del Voleibol (FPV) y el Tribunal Apelativo y Arbitraje Deportivo (TAAD) del Comité Olímpico de Puerto Rico.

Las Sanjuaneras solicitaron un recurso ante el Tribunal de Primera Instancia, que emplazó al director del torneo de la Liga, José ‘Picky’ Servera.

“No soy abogado, pero espero que esta decisión no torne en académico nuestro caso. Hay que darle espacio y tiempo porque el planteamiento nuestro sigue siendo el mismo: que el reglamento no define qué es una ‘lesión’ y que un embarazo es tan incapacitante como una torcedura de tobillo”, dijo el apoderado de las Sanjuaneras, Marcos Martínez.

Relacionadas

Martínez señaló a la FPV y al TAAD de “despacharon” sus argumentos y las peticiones sin estudiar a fondo el caso.

“Lo despacharon con extrema rapidez. Espero que el Tribunal nos diga que nos asiste la razón”, dijo.

Las Sanjuaneras solicitaron el 31 de agosto la sustitución de la refuerzo Destinee Hooker. La petición fue declarada ‘no ha lugar’ tres veces antes del 3 de septiembre.

Martínez sustituyó un embarazo por una muerte como motivo para solicitar una sustitución y agregó que la FPV y el TAAD también declararían ‘no ha lugar’ una sustitución por muerte porque ese estatus no se considera una lesión.

Destinee Hooker estuvo jugando embarazada durante el año, pero alegadamente recientemente recibió reporte que su gestación es de alto riesgo.
Destinee Hooker estuvo jugando embarazada durante el año, pero alegadamente recientemente recibió reporte que su gestación es de alto riesgo.

Mientras ese recurso en el Tribunal llega a sala, la FPV suspendió por un año a las Sanjuaneras por no comparecer el sábado al primer partido de la serie final ante las Criollas de Caguas. Como efecto, las Criollas fueron declaradas campeonas.

Las Sanjuaneras tomaron la decisión de no jugar en la serie final hasta tanto el Tribunal de Primera Instancia tome una decisión. La no comparecencia de un equipo a un partido es acto que tiene consecuencias, las que están escritas en el reglamento de la FPV.

La controversia gira alrededor de una solicitud de las Sanjuaneras a sustituir a la jugadora refuerzo por embarazo. La petición fue declarada ‘no ha lugar’ por Servera, por el presidente de la FPV, César Trabanco, y por el TAAD. La base que denegar la petición fue que un embarazo no es un motivo que aparece en el reglamento de la FPV para sustituir jugadoras. El único motivo que contempla el reglamento es una lesión.

El apoderado dijo que anticipaba el castigo de la suspensión impuesta por la FPV porque la federación usó el reglamento que le faculta a imponer ese tipo de sanciones.

“Era de esperarse. Si no vieron el caso en sus méritos, era de esperarse que aplicaran el reglamento según escrito”, dijo.

El apoderado admitió que Hooker les ocultó su embarazo y se mantuvo jugando. El TAAD mencionó esa omisión en la resolución en que declaro ‘no ha lugar’ la petición de sustitución.

Martínez dijo que la omisión no viene al caso porque es derecho de la jugadora callar un embarazo. Dijo que la FPV tampoco exige a las jugadoras revelar si están embarazada en el formulario de salud del contrato que someten a la FPV.

“Si lo ocultó, está en su derecho. Yo, como patrono, no puedo hacer nada”, dijo.

La jugadora vio acción hasta las semifinales del torneo, que concluyó el 10 de agosto en el caso de las Sanjuaneras. Entonces, Hooker estaba terminando su semana 18 de embarazo. Luego le informó las Sanjuaneras que no jugaría más porque su embarazo era de alto riesgo.