Hace un año desfilaba por las pasarelas de belleza y hoy guarda un aislamiento voluntario tras llegar a Reino Unido procedente de la India.

Esta es la historia de la Miss Inglaterra 2019, Bhasha Mukherjee, quien realizaba obras de caridad en el extranjero y, ante la emergencia sanitaria que vive su país, retornó para luchar contra el coronavirus.

Con una carrera encaminada en la medicina, Mukherjee se coronó Miss Inglaterra en el 2019. Tras ello, participó en Miss Mundo y, aunque el resultado no fue favorable para ella, varias organizaciones humanitarias la solicitaron para que pueda brindarles un apoyo en acciones caritativas por todo el planeta.

Mukherjee, que nació y vivió en la India hasta los nueve años, decidió colgar la bata de doctora por un año para así poder enfocarse en las acciones humanitarias alrededor del mundo. Planeando realizar el voluntariado hasta agosto del 2020, la reina de belleza llegó a las zonas más vulnerables de África, Turquía, Pakistán y su país de origen: India.

“Fui invitada a África, a Turquía, luego a India, Pakistán y varios otros países asiáticos para ser embajadora de diversos trabajos de caridad”, señaló Mukherjee en una reciente entrevista con CNN.

A principios de marzo aterrizó en India bajo la organización benéfica Coventry Mercia Lions Club. Con ellos realizó trabajo humanitario enfocado en la visita a un hogar para niñas abandonadas, donde se donó dinero y papelería, y a varias escuelas vulnerables. Pero, a medida que la pandemia del coronavirus se extendía por todo el mundo, sus amigos del centro médico Pilgrim Hospital de Boston, en Inglaterra, le mandaban mensajes contándole la situación.

“Cuando estás haciendo todo este trabajo humanitario en el extranjero, aún se espera que te pongas la corona, prepárate, luce bonita”, comentó Mukherjee. “Quería volver a casa. Quería ir e ir directamente al trabajo”, apuntó.

Especializada en atender problemas respiratorios, Mukherjee se contactó con la administración del hospital y pidió ser reintegrada a su antiguo trabajo. Luego, llegó en un vuelo desde la India a Inglaterra, con una conexión en Frankfurt, y se aisló voluntariamente para evitar posibles contagios de COVID-19.

“Sentí que esto es para lo que obtuve este título y qué mejor momento para ser parte de este sector en particular que ahora”, declaró a CNN.

Mukherjee, de 24 años, sabe cinco idiomas (bengalí, inglés, francés, alemán e hindi), tomó estudios de ciencias médicas y otro en medicina y cirugía en la Universidad de Nottingham y tiene una organización benéfica llamada The Generation Bridge Project, la que inició cuando contaba con 17 años.

La joven, que fue a su primer turno como doctora en el Pilgrim Hospital horas después de ganar el Miss Inglaterra 2019, comentó que es un momento de “necesidad” y que su país la necesita. “No hay mejor momento para que yo sea Miss Inglaterra y ayude a Inglaterra en un momento de necesidad”, concluyó.