Por Vilma Calderón

La modificación genética de los alimentos está presente en nuestra dieta desde la década de los 90. Sin embargo, es en los últimos años que la misma ha tenido gran discusión pública tanto en la comunidad científica como en el público en general. 

De acuerdo al Departamento de Agricultura Federal, alrededor del 80% de los alimentos procesados que consumimos actualmente contienen ingredientes modificados genéticamente. Estos ingredientes se encuentran en los cereales, el pan, los productos de bolsitas, las barras de cereales, las batidas de proteínas, los refrescos y muchos otros. 

Cómo se producen estas semillas y cuál es su impacto a la salud y a la agricultura, son aspectos de gran interés y pertinencia para los consumidores. 

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) fue la agencia que aprobó en el 1992 los alimentos modificados genéticamente conocidos también por sus siglas en inglés GMO (genetic modified organism). La aprobación de estos alimentos llamados también “transgénicos” ocurrió bajo un procedimiento anómalo, bajo la protesta de los propios científicos de la agencia, sin requerir pruebas de seguridad, rotulación especial, ni declaración de impacto ambiental. 

El FDA aprobó los alimentos modificados genéticamente utilizando estudios que realizaron las propias compañías de biotecnología por el corto tiempo de 90 días. La Administración de Drogas y Alimentos aprobó estas nuevas semillas usando el principio pseudo científico de la “equivalencia substancial”, alegando que la soya, el maíz o las otras semillas transgénicas eran substancialmente iguales a las naturales por lo que no era necesario nuevas regulaciones o un etiquetado diferente. 

Bajo este principio se aseguró que si ambos cultivos mantienen el mismo fenotipo (características físicas) y una aportación nutricional similar, entonces ambos tipos de semillas mantienen los mismos riesgos. De este modo, no se consideró el importante aspecto que ha generado el gran debate sobre los alimentos modificados genéticamente: el riesgo toxicológico de estas nuevas semillas. Así y bajo la autorización del FDA, se introdujo al mercado estas semillas modificadas genéticamente que constituyen probablemente el cambio más dramático que ha sufrido la industria de alimentos sin aviso a la población y sin estudios longitudinales que demostraran su seguridad.

Los alimentos que actualmente están en el mercado modificados genéticamente son: el maíz, la soya, la canola, el algodón, el azúcar de remolacha y la papaya de Hawai. Cuando se habla de la modificación genética de los alimentos, muchas personas pueden pensar que la misma se realiza para mejorar nutricionalmente las semillas. Sin embargo, es todo lo contrario. Las semillas que actualmente están en el mercado presentan una aportación menor en minerales como el calcio, magnesio y otros. En algunos estudios cuando se compara el maíz convencional con el modificado se ha encontrado que incluso algunos aminoácidos esenciales desaparecen en estas nuevas semillas. 

La modificación genética se hace usando distintas tecnologías. ¿Cuáles son los efectos de estos cultivos? Que el maíz, la soya, la canola y los derivados de estos productos llegan a su plato con elevados niveles residuales de glifosato, un compuesto que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ha dicho que es cancerígeno en animales y probablemente en las personas. 

El tema de los alimentos modificados genéticamente y los pesticidas es uno controversial ya que mientras las compañías de la biotecnología afirman que no tienen efectos adversos, las investigaciones científicas independientes demuestran la contrario. Es una situación muy similar a lo que se vivió con las tabacaleras en décadas atrás que mientras ellas aseguraban que el cigarrillo no daba cáncer, los estudios independientes lo comprobaban.

Ofrece charla 

La Nutricionista Vilma Calderón ofrecerá una conferencia sobre el daño a la salud de los alimentos modificados genéticamente. La misma va dirigida a público general y a los profesionales de la salud o del ejercicio les cuenta 3 horas de educación continuada.

Fecha: jueves 18 de mayo del 2017

Hora: 6:00 p.m.

Lugar: Anfiteatro en el Recinto de Ciencias Médicas

Información y registro: 787 282-7244