California, EE.UU.-  Los astrónomos en busca de vida extraterrestre se han sentado por décadas frente a sus telescopios a la espera de noticias de E.T. No han llegado, por lo que ahora algunos de ellos desean enviar mensajes al vacío e invitar a los miles de planetas cercanos a conversar e incluso a visitarnos.

Otros científicos, entre ellos Stephen Hawking, piensan que es una locura, advirtiendo que en lugar del dulce y gentil E.T. podríamos tener frente a nosotros a extraterrestres del tipo que conquistan planetas como en la película "Independence Day". Las consecuencias, dicen, podrían ser catastróficas.

Pero el hacernos notar podría ser la única forma de saber si no estamos solos, y la humanidad podría beneficiarse de la inteligencia extraterrestre, de acuerdo con Douglas A. Vakoch, director de composición de mensajes interestelares del Instituto SETI en Mountain View, California. La organización es una de muchas que se enfocan en los proyectos de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI), que hasta ahora se han basado más que nada en escuchar.

Esta disputa —que mezcla astronomía, ciencia ficción, filosofía, leyes, matemáticas y un toque de ridiculez— estalló el jueves y el viernes en San José durante una convención de la Asociación Estadounidense de Avances de la Ciencia.

Y esta semana, varios expertos del espacio, incluyendo al fundador de Space X Elon Musk y al cazador de planetas Geoff Marcy, iniciaron una petición que alerta contra el envío de este tipo de mensajes, argumentando que es imposible predecir si la vida extraterrestre será benévola u hostil.

Vakoch encabeza una conferencia aparte mañana, en el Instituto SETI sobre la propuesta del envío de mensajes y lo que éstos deberían incluir.

La idea es llamada una SETI activa, y de acuerdo con Vakoch involucraría el envío de mensajes por medio de radar y quizá más adelante con láseres.

Ya anteriormente ha habido unos cuantos intentos de enviar mensajes, entre ellos el de la NASA que envió la canción de la banda The Beatles "Across the Universe" al cosmos en 2008. La sonda espacial Voyager, de la NASA, salió recientemente del sistema solar con un "Disco de Oro" creado por Carl Sagan con un mensaje, y la sonda de la agencia espacial New Horizon también trae consigo un mensaje con saludos para su viaje más allá del sistema solar.

Pero de lo que los científicos hablan ahora es sobre un proyecto coordinado y de un millón de dólares al año con la aprobación de algún tipo de órgano científico o internacional y un mensaje con el que la gente esté de acuerdo.