Los aromas y la belleza de las de la flores del campo impregnaron el centro comercial Plaza Las Américas, luego que Sofía Cáceres y Amaury Ortiz Flores, propietarios de Finca De Rústica estrenaran su carreta.

La oportunidad de Cáceres y Ortiz se da una vez resultan ganadores del concurso “Travesía al Éxito Empresarial”.

“Nosotros sometimos la propuesta como tres días antes de que se terminara la convocatoria. La finalidad del concurso es que una empresa joven, sea cual sea su naturaleza, pueda tener la oportunidad de estar un periodo de seis meses en Plaza Las Américas, sin pagar renta. Aparte, reciben una mentoría sobre empresarismo para aprender a cómo llevar tu negocio a otro nivel. Nosotros tuvimos el privilegio de ser los escogidos. La carreta se llama Flores De Rústica y la inauguramos el pasado 24 de abril”, explicó Cáceres.

Así fue como esta pareja con siguió la oportunidad de llevar sus flores “Del campo” a la ciudad. Desde el 2011 decidieron emprender la búsqueda de un terreno por toda la Isla, siendo Naguabo ese rincón especial donde encontraron la tierra que necesitaban para cultivar.

“Finca De Rústica es un proyecto familiar que comenzó con el deseo de mi mamá, Janira Nazario, de emprender una búsqueda de fincas. En ese momento yo, que soy de Río Piedras estaba conociendo a mi esposo Amaury, quien es de Vega Baja. Él es biólogo, pero tomó cursos de agronomía y sembraba con su abuelo y nos ayudó a encontrar la finca en Naguabo que había sido utilizada como vaquería y que llevaba un tiempo en abandono. Mis padres la adquirieron en el 2012 y la llamamos Finca De Rústica”, explicó Cáceres.

“Al principio sembramos plátanos, pero luego por accidente decidimos sembrar flores para decorar el cercado de la casa, se dieron bien y empezamos a averiguar cómo funcionaba esta industria floristera. También comenzamos a vender nuestras flores a floristerías del área este y nos comenzamos a introducir en la industria”, añadió.

Desde entonces Finca De Rústica comenzó a florecer, siendo el cultivo de girasoles su mayor atractivo, pero teniendo también otras clases de flores como zinnias, mijos, cosmos, gladiolas, dalias, amarantos, entre otras.

“Las flores las comenzamos a cultivar desde del 2015 para acá. La gente nos conoce más que nada por los girasoles, pero las zinnias poco a poco han cobrado auge porque es una flor con más posibilidades porque se puede combinar más, pues tienen una gama de colores más amplia. Queremos educar a la gente para que las conozcan y diversificarnos, no quedarnos con el girasol”, indicó la empresaria.

En cuanto las visitas en la finca, por el momento no se están realizando al público, ya que cuentan con citas previas que deben cumplir.

“El año pasado hicimos una recaudación de fondos para adecuar la finca a visitas y aún estamos agendando esas visitas. Pero la meta principal de nosotros es poder preparar la finca para abrirla al público de manera estructurada”, aseguró.