George Floyd era un hombre afroamericano, de 46 años, quien falleció el pasado 25 de mayo. La causa de su muerte causó indignación en redes y en la población de Minneapolis, Minnesota, donde falleció. El FBI está investigando si se trató de un abuso por parte de la policía.

Tras recibir una denuncia sobre el uso de un billete falso, el pasado lunes, los policías encontraron al sujeto sentado dentro en su vehículo, y cuando se le ordenó que saliera se resistió el arresto, según la versión oficial, que añade que, durante la detención, cuando los agentes ya tenían al hombre esposado y tendido boca abajo, notaron que presentaba “dificultades médicas”.

En el vídeo, difundido por redes sociales, se ve al hombre boca abajo en el pavimento y a un agente sobre él apretándole el cuello con una rodilla durante varios minutos, sin modificar su postura, pese a que se escuchan las quejas del detenido de que no puede respirar, hasta que parece perder el sentido.

"Por favor, por favor, por favor, no puedo respirar. Por favor", se escucha a Floyd dirigirse al agente, que no deja de presionarle el cuello con su rodilla hasta que minutos después llega una ambulancia y el detenido es subido a una camilla sin dar señales de vida.

George era íntimo amigo de Stephen Jackson, exjugador de baloncesto de la NBA, quien se ha mostrado muy conmovido por la situación. Ambos nacieron en Texas y crecieron en Cuney Homes, unas viviendas sociales de Houston. “Cualquiera que nos conociera sabe que eras mi hermano”, escribió Jackson en redes sociales.

Stephen Jackson
Stephen Jackson

El baloncelista lo llama su ‘gemelo’ y aseveró que era una buena persona que se encontraba en Minnesota conduciendo camiones y haciendo algo por su vida.

“Me enoja tanto que, después de todas las cosas por las que pasaste, llegas a tu mejor versión y te pasa esto”, agregó Jackson en Instagram.

De acuerdo con el deportista, Floyd vivía en Minnesota con sus hijos y su esposa. Juntos jugaban en el colegio, pero Stephen tuvo mayores oportunidades y por ello ingresó a la NBA.

El baloncelista asegura que era igual de talentosos y que Floyd siempre estuvo muy orgulloso de verlo jugar en las ligas mayores.

Boricua describe como “buena gente” a afroamericano que murió a manos de policía blanco en Minneapolis

(Marcio Jose Sanchez)

El deceso de George Floyd ha desatado protestas en Minneapolis, en otras ciudades de Estados Unidos y en varios países de Europa y Latinoamérica.

Lo sucedido con Floyd recuerda lo que pasó, en el 2014, con otro hombre afroamericano, Eric Garner, quien murió mientras era arrestado en Nueva York. Funcionarios de la policía lo estrangularon y él alcanzó a repetir 11 veces: “No puedo respirar”.

La muerte de Floyd está siendo investigada por el FBI y agencias estatales.

Derek Chauvin, el policía que se ve en el vídeo con su rodilla presionando el cuello de Floyd, fue arrestado y acusado de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario.

El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, se mostró indignado por lo ocurrido. “Ser afroamericano en Estados Unidos no debería ser una sentencia de muerte”, dijo en una rueda de prensa.

El funcionario también apoyó el despido de los policías y concluyó: “Este hombre no debió morir. Lo que vimos es horrible. Un absoluto desastre”.

"Cuando escuchas a alguien pidiendo ayuda, se supone que debes ayudar. Este agente fracasó en el sentido humano más básico. Lo que sucedió fue traumático y sirve como recordatorio de lo lejos que nos falta llegar”, añadió el alcalde.