Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Funcionarios no aclaran dudas sobre polémico proyecto de libertad religiosa

Por Nydia Bauzá / [email protected] 05/14/2019 |12:56 p.m.
Laboy hizo preguntas al representante del Departamento de Justicia que este no pudo responder. ([email protected])  
NIngún empleado ha objetado hacer su trabajo por razones religiosas aunque el Registro Demográfico lleva poco más de un año atendiendo a parejas del mismo sexo, otorgándoles certificados de matrimonio e inscribiendo bebés.

Dudas e interrogantes quedaron sobre la mesa esta mañana en la primera vista que realiza la Comisión de Rehabilitación Social del Senado sobre el proyecto de ley de La Fortaleza que proveería un acomodo razonable a aquellos empleados de una agencia pública que se nieguen a ofrecer servicios a un ciudadano o ciudadana por considerar que son contrarios a sus creencias religiosas.

La senadora Zoé Laboy, presidenta de la comisión legislativa, cuestionó la necesidad de la pieza legislativa pues la asesora legal del Registro Demográfico, Alba iris Calderón, le certificó que al momento ningún empleado de esa dependencia ha solicitado algún tipo de acomodo razonable por su religión.

“Me parece que la experiencia en la práctica hace innecesario este proyecto”, sentenció la senadora Laboy.

Calderón indicó que el Registro Demográfico lleva poco más de un año atendiendo a parejas del mismo sexo, otorgándoles certificados de matrimonio e inscribiendo bebés. “Todo eso se ha trabajado, al principio hubo que adiestrar un personal, pero no hemos tenido ninguna situación con los empleados, aún con los más conservadores porque han entendido su rol”, sostuvo la funcionaria del Registro Demográfico.

Laboy le pidió a Calderón estadísticas de empleados que hayan invocado un acomodo razonable, por razones religiosas. “En ese momento que yo conozca no las hay (estadísticas)”, le respondió la funcionaria a la legisladora.

“Le voy a pedir que salga y pida ese número a quien sea porque yo lo necesito ahora, para récord”, le ripostó la senadora Laboy.

Poco después, Calderón le informó a la senadora que “hasta el momento” no hay un solo empleado que haya solicitado algún acomodo por sus creencias. Indicó que en el pasado, sí lo hubo por un empleado que por razones religiosas pidió no trabajar sábados, pero añadió que ya se retiró.

“De existir uno en el futuro, se van a tomar todas las medidas en ley para brindarle el acomodo razonable como el servicio que hay que dar a la ciudadanía”, agregó Calderón.

Luego la senadora preguntó qué pasaría si en la agencia laboraran tres empleados, dos tuvieran acomodos razonables y el tercero estuviera ausente. “Dos pidieron acomodo el tercero no llegó porque estaba enfermo, ¿qué pasa cuando llega un matrimonio gay a pedir un servicio”, preguntó la senadora. El asesor legal del Departamento de Justicia, Daniel Vélez, quien también participa en la vista pública, indicó que habría que analizar la situación, pero la senadora le replicó que esa no era una respuesta.

“Eso va caso a caso”, sostuvo el abogado de Justicia.

El letrado tampoco pudo contestar de forma precisa, qué pasaría si por el acomodo no hubiera empleados disponibles para prestar el servicio al tercero que lo pide. “Está claro (en la medida) que no se puede negar el servicio”, dijo para agregar que también “hay sanciones disciplinarias”.

Vélez, director de la División de Litigios, tampoco ofreció una respuesta categórica cuando la senadora le preguntó cómo aplicaría la medida si fuera un empleado ateo atendiendo a un creyente.

“Ese sería un análisis que tengo que consultar, pero el ateísmo no es una religión”, sostuvo el abogado.

El senador independiente, José Vargas Vidot, quien se unió posteriormente a la vista pública, también cuestionó la necesidad del proyecto de ley.

El asesor legal del Departamento de Justicia le indicó que el proyecto busca recopilar “jurisprudencia federal y local que está regada”.

El gobernador Ricardo Rosselló radicó la medida el pasado 23 de abril convoyada con otra pieza legislativa que prohibiría las terapias de conversión, que se alega se utilizan para cambiar la orientación sexual de una persona. Ya el Gobernador había vetado un proyecto de la Cámara sobre la libertad de religiosa, mientras la medida que prohibiría las terapias de conversión había sido colgada en la Cámara.

La vista pública continúa esta tarde con varios paneles de líderes religiosos y de los derechos civiles.

Regresa a la portada