Los retos y la orden de distanciamiento social que se ha impuesto a causa de la pandemia del coronavirus provocarán drásticos cambios en el sistema electoral puertorriqueño que, por ejemplo, podría llevar que las elecciones generales pautadas para el próximo 3 de noviembre no se realicen en un solo día, sino en tres.

Sepa que ya no tendrá que meter el dedo en un envase para entintárselo y hasta podría establecerse una especie de servicarro para garantizarle el derecho al voto a todo aquel elector que tenga coronavirus el día del evento.

En esencia, estos son algunos de los cambios al proceso electoral venidero que el presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Juan Ernesto Dávila Rivera, reveló este viernes en una entrevista con Primera Hora.

El primer cambio que la CEE enfrentó con la pandemia del coronavirus fue el de la fecha de las primarias del Partido Nuevo Progresista y del Partido Popular Democrático. Se suponía que se realizarían el pasado 7 de junio, pero ahora serán el 9 de agosto. Este evento, en el que por lo general la participación electoral es reducida, servirá como ensayo para las elecciones generales, planteó el presidente.

“La celebración de las primarias locales nos va a permitir tener esa primera experiencia de un proceso electoral en medio de la pandemia”, señaló.

El funcionario comentó, además, que la agencia se prepara a enfrentar estos procesos con “limitaciones presupuestarias, pero no descansamos ni un momento”.

Las primarias

Dávila Rivera informó que para las primarias se proyecta que se abrirían unas 1,360 unidades electorales con una unidad electoral. Allí, la votación se realizaría 8:00 a.m. a 4:00 p.m.

Para encaminar este evento, la CEE comenzó a abrir el pasado lunes los Juntas de Inscripción Permanente (JIP) para que los electores nuevos o los que hayan cambiado de dirección puedan sacar su tarjeta electoral.

A este viernes, había unas 30 de las 86 JIP que hay en la Isla abiertas en todas las regiones. Dávila Rivera auguró que en las próximas “dos semanas” se espera poder culminar los procesos de desinfección de las oficinas y que el personal se haya realizado la prueba del COVID-19 para lograr restablecer toda la operación.

No obstante, sepa que la fecha que se cerraría el registro electoral para votar en las primarias es el próximo 30 de junio. El elector que requiera inscribirse o cambiar su dirección debe llamar al 787-777-8723 o al 787-777-8682, extensión 2362, para hacer su cita en las JIP más cercana.

Como parte de los cambios, el periodo de recusaciones culminaría el 11 de julio y la solicitud del voto ausente es hasta el sábado, 20 de junio.

Otra fecha importante es la de la solicitud de voto adelantado. Esto se debe a que el nuevo listado incluye la oportunidad de que personas contagiadas con coronavirus, de alto riesgo de contagio o mayores de 60 años, no tengan que acudir a un colegio de votación el próximo 9 de agosto.

Por lo general, son los policías, bomberos, agentes correccionales, trabajadores de la CEE, periodistas, profesionales y empleados de la salud, atletas, personas que tiene programado viajes para esta fecha, personas hospitalizadas, jueces y candidatos políticos los únicos con derecho a voto adelantado.

Sin embargo, la emergencia del coronavirus ha llevado a añadir a más personas a la lista.

“Esperamos que la cantidad de electores en los colegios no sean tanta, porque la legislación aumentó la categoría de voto adelantado. Personas que tengan más de 60 años, personas que tengan unas condiciones médicas certificadas, como son que tengan el COVID 2019, que tengan algún problema del pulmón, del corazón, alguna otra condición médica que la Organización Mundial de la Salud determine que corresponde a la persona permitirle votar adelantadamente, pues así lo pueden hacer. Cada partido manejará el voto adelantado, respectivamente”, sostuvo Dávila Rivera.

Sepa que la lista de personas con alto riesgo también incluye a los que padecen de diabetes, obesidad mórbida y asma, entre otras condiciones crónicas de salud.

Protocolo para la votación

En lo que respecta a los centros de votación, ¿cuáles son las protecciones que está tomando la CEE para cuando el elector tenga que ir presencialmente a votar?, se cuestionó Dávila Rivera.

“En primer lugar, cuando lleguen (los electores) al centro, se le solicitará que se vayan a lavar las manos. Habrá marcado en el suelo de la entrada a los colegios de votación, estará marcada cómo se debe hacer la fila para guardar el distanciamiento social. Luego, el elector en vez de entintarse el dedo en un envase, como siempre se ha hecho, se le rociará o se le dará con un gotero la tinta que lo marca, posteriormente se le entregarán unos guantes que se los tiene que colocar y, luego que tenga los guantes puestos, pues firmará el registro electoral y se le dará el marcador con las papeletas para que pueda ejercer su derecho al voto. La caseta de votación para estas primarias no será cerrada, sino que será abierta de manera que el flujo de aire no se interrumpa en ningún momento. Luego de que el elector vote y deposite su papeleta por conducto de la máquina del escrutinio electrónico, el elector se quitará los guantes y se le verificará que tenga el dedo entintado y luego se invitará a que nuevamente se lave las manos al salir del centro de votación”, resumió el líder de la institución electoral.

El funcionario detalló que no habría lavamanos portátiles, sino que se usarían los baños que están ubicados en cada colegio de votación. Les corresponderá a los partidos tener personal para orientar y vigilar que estos pasos se lleven a cabo.

Comentó, además, que este protocolo podrá tener cambios, pues continúan en revisión del mismo con el Departamento de Salud.

“Lo que queremos es garantizar la seguridad tanto de los funcionarios de colegios, que debo añadir, que los funcionarios de colegio, pues, tendrán mascarilla, tendrán guantes en todo momento al recibir a los electores”, puntualizó.

Dávila Rivera señaló que, hasta el momento, todo el personal de la CEE ha tenido que presentar una prueba de COVID-19 negativa para reintegrarse a las tareas. Dijo que se evaluará si también se les requerirá a los funcionarios de colegio.

“Con toda probabilidad sí requiera a ese personal la realización de la prueba del Covid”, adelantó.

Si tengo coronavirus, ¿podré votar?

Dávila Rivera aceptó que es un asunto a discutir en la CEE cómo se le garantizará el voto a una persona que se haya contagiado del coronavirus posterior a la fecha de solicitar el voto adelantado.

“La ley permite el voto adelantado para las personas que lo solicitaron en o antes 15 de julio. En ese caso, la Comisión y los partidos políticos que van a estas primarias deben crear un mecanismo que le permita al elector, ya sea con unas medidas de protección, que el elector se quede en el auto y vaya una junta, (conformada por representantes de los partidos y candidatos), a tomarle el voto al auto con todas las garantías y que de alguna forma poder garantizar que ese elector pueda emitir su voto”, expuso.

Las elecciones generales

Dávila Rivera señaló que toda la experiencia que se adquiera en las próximas primarias del 9 de agosto serán utilizadas para delinear más medidas de protección para que los electores se sientan seguros de ir a las urnas en las elecciones generales. En este proceso electoral se escogerá al gobernador y demás políticos que regirían las riendas del país durante el 2021 al 2024, así como se votaría si se desea o no hacia la unión permanente con los Estados Unidos.

“El protocolo no se debe alejar mucho” al que se utilizaría en las primarias para que el elector pueda votar, indicó el funcionario.

También auguró que se establezca un sistema similar del voto adelantado, en el que se le permita a envejecientes y personas de alto riesgo de contagio tener oportunidad de ir a una votación en el que haya menos persona.

Pero, como punto crucial en esta pandemia, Dávila Rivera adelantó que se abriría a una discusión la posibilidad de que la elección general se realice en varios días para evitar un alto cúmulo de electores.

“Resta analizar si vamos a permitir algún tipo de early voting, como ocurre en muchas jurisdicciones de Estados Unidos, que las casetas de votación están abiertas para que el elector vote por dos o tres días, no solo en un día como en Puerto Rico. Pero, eso es un asunto que requerirá la discusión en el pleno de la CEE”, adelantó.

El abogado reconoció que esta posible extensión de los días en que se realizaría la elección general requeriría una enmienda al Código Electoral. Esto representa que tendría que ser avalado por la Legislatura y firmado por la gobernadora Wanda Vázquez.

Por otro lado, Dávila Rivera presentó preocupación porque la Junta de Supervisión Fiscal no les concedió el presupuesto de $22.5 millones solicitado para realizar las elecciones generales. Señaló que ese dinero era necesario para poder costear todo el equipo de protección, las papeletas y todos los gastos adicionales que se incurren en unas elecciones.

Aceptó que, mediante el CARES Act, la Comisión recibió $3.8 millones para la compra de equipo protectivo. Sin embargo, alegó que el dinero no dará para los materiales que se requieren para las primarias y las elecciones generales.