Los abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) comenzaron a experimentar una baja “pequeñita” en las facturas que reciben por su gasto energético durante los meses de abril, mayo y junio a causa de drástica disminución del costo del combustible.

No será hasta los meses de mayor consumo -julio, agosto y septiembre- que se augura la “baja dramática en el costo de la luz”.

Así lo anticipó este martes el presidente de la AEE, José Ortiz, en entrevista con Primera Hora, cuando fue cuestionado sobre cuándo los puertorriqueños comenzarían a sentir el alivio económico causado por el precio del combustible.

El funcionario explicó que la AEE no fija el precio del costo de la luz. Detalló que quien se encarga de este proceso es el Negociado de Energía. Este ente establece el precio por periodos de tres meses.

Entre otros factores, el Negociado evalúa los gastos que tiene la corporación y el precio del combustible.

Ortiz detalló que, para la tarifa que se comenzó a cobrarse en el mes de abril, el Negociado tomó en consideración los precios de combustibles que se registraban en febrero y principios de marzo, periodo para el cual comenzó a disminuir el precio del barril.

“Por eso viste una baja pequeñita en el costo de la energía desde abril y lo vas a ver hasta junio. Eso no cambió”, expuso.

Esta disminución fue de 22 centavos el kilovatio hora a 21.6 centavos. “Menos de un centavo por kilovatio hora”, detalló Ortiz.

No obstante, el funcionario augura una “dramática” bajo en el costo energético para los meses de más calor, porque se registraría la disminución del precio del combustible que ahora los consumidores experimentan cada vez que abastecen sus autos de gasolina. Además, porque ya entraría en funciones el cambio al uso de gas natural en las unidades 5 y 6 de la Central San Juan. “Eso baja los costos”, recalcó.

Ortiz no pudo precisar a cuántos centavos estaría el kilovatio hora. Repitió que esa decisión le corresponde al Negociado de Energía. No obstante, señaló que se anticipan precios que no se veían en los pasados 20 años.

“Ahora cuando cierre mayo, nosotros vamos al Negociado de Energía y le decimos, mira, estos fueron los gastos, esto es la compra de combustible y, ciertamente, esa baja se va a reflejar lo que pasó hasta mayo y con algo de información de junio, se va a reflejar en los meses de julio, agosto y septiembre, lo cual es bueno, porque son los meses de más consumo. Es bueno para el consumidor, que cuando más consuma esté más barato el kilovatio hora. ¿Me sigue?”, señaló

Cuando se le cuestionó cuál sería la proyección del costo de kilovatio hora, afirmó que, “obviamente, va a haber una baja bien dramática en el costo de la energía. No tengan dudas de eso”.

Se le preguntó que si esta baja en el precio del servicio de energía eléctrica que se anticipa afectaría las finanzas de la corporación, pero Ortiz aseguró que no.

“Por el contrario, promueve el consumo, porque obviamente entre más barata la energía, pues la gente normalmente consume más y nosotros lo que hacemos es pasar el costo del combustible. Si cobramos más o menos es para pagar el costo del combustible. No tiene ningún efecto en la corporación que no sea positivo, que no se consuma más. Y viene en buen momento, porque son meses calientes, los meses donde más se consume históricamente son julio, agosto y septiembre”, explicó.

Ortiz reiteró que la AEE está preparada para que se registre un aumento en consumo en verano. Esto se debe a que en las próximas dos semanas entraría en funciones la unidad 2 de la Central Aguirre, en Salinas. Esta llevaba averiada desde marzo del 2019. Esta aumentaría la capacidad de energía que puede proveer la AEE en 450 megavatios.

Además, informó que se espera que para el 18 de julio se encienda a la Central Costa Sur. Esta resultó afectada por los terremotos que se registraron en enero pasado.