Inspectores del Departamento de Asuntos de Consumidor (DACO), junto a personal de la Administración federal de Drogas y Alimentos (FDA, en inglés) en la Isla, dieron un golpe este martes contra la venta de suplementos dietéticos con presuntos efectos “mágicos” que en realidad pueden ser perjudiciales a la salud, al visitar a 50 comercios de la zona metropolitana y emitir 26 avisos de infracción.

Hasta la famosa “Pepa Negra” y la “Pink Pussycat”, productos en torno a los cuales la FDA ha emitido alertas previas y que alegan efectos en la sexualidad del hombre y la mujer, fueron encontrados en algunos de los establecimientos visitados.

En entrevista con Primera Hora, el secretario del DACO, Edan Rivera, y el director del FDA en San Juan, Ramón Hernández, tronaron contra la práctica engañosa de manufactureros, distribuidores y comerciantes que ofrecen a la venta productos de procedencia desconocida y cuya efectividad hacia la salud de una persona no ha sido confirmada científicamente.

“Nosotros empezamos una alianza del DACO con el FDA para manejar diversos asuntos, pero particularmente lo que son suplementos dietéticos. ¿Qué de los suplementos dietéticos? Hay un sinnúmero de productos que se venden haciendo unas alegaciones de unos efectos extraordinarios en la salud y en el cuerpo. Estamos hablando de productos que dicen que te pueden curar X condición, que pueden tener tal efecto sobre tu salud o sobre tu cuerpo y que estas alegaciones, número uno, no están respaldadas o aprobadas por la FDA, porque no ha pasado el proceso regulatorio y, número dos, no hay evidencia científica ni documental que sustente ese tipo de alegación. Eso es una práctica que, además de violar lo correspondiente al FDA, es una práctica engañosa de comercio que está penalizada por reglamentación del DACO”, explicó Rivera.

A los negocios a los que el DACO le impuso una infracción en este primer operativo del año contra la venta de estos suplementos se exponen a multas de hasta $10,000. Entre estos se encuentran colmados, gasolineras, comercios de venta de artículos sexuales, así como comercios de venta de cigarros.

Además, “se les pidió que retiren esos productos de la venta en sus establecimientos comerciales. ¿Por qué? Porque si no los retiran, nosotros damos seguimiento y el ordenamiento provee penalidades mayores para los que son reincidentes”, explicó el titular.

Hernández, por su parte, indicó que los comercios no tendrían ninguna penalidad federal, ya que participaron del operativo solo para “levantar inteligencia” y poder dar con distribuidores y manufactureros, contra los que sí pueden procesar.

Sin embargo, el funcionario federal reveló “lo que hemos visto, para nuestra sorpresa, es que algunos de ellos no decían ni donde se manufacturaban, esto conllevando una clara violación de la Ley de la Etiqueta, verdad, el Reglamento de la Etiqueta, que usted tiene que decir dónde el producto se manufactura o quién lo distribuye y número de teléfono o información de una página electrónica como conseguirlo. Encontramos que la mayoría de ellos que no tenían esta información, lo que levanta sospecha del producto como tal”.

Además de los productos sexuales mencionados, el personal de DACO y del FDA dieron con muchos artículos con promesas de mejorías en condiciones de salud con CBD (cannabidiol).

“Hemos encontrados spray que decía que tenía propiedades a antiinflamatorias, que contenían CBD para la artritis, cuando eso no estaba respaldado por la normativa de la FDA, que dice que el CDB no se puede usar para esos propósitos”, dijo Rivera a modo de ejemplo.

“Encontramos paletas que contenían CBD, que también están en violación a la normativa del FDA. Encontramos productos que carecían de toda la información que se suponía que contenían las etiquetas de los productos, como, entre otras cosas, el peso, la medida. Además, de que tenían alegaciones extraordinarias de que tenían propiedades curativas, lo que está prohibido si no está aprobado por el FDA”, agregó.

Tanto el secretario del DACO como el funcionario federal llamaron a los consumidores a no comprar estos productos que no son aprobados por el FDA. Los invitaron a recibir orientación a través de la página cibernética de la agencia federal, fda.gov; llamando a la línea de querellas del FDA en Puerto Rico 1-800-332-0127, así como comunicándose con el DACO al 787-722-7555 o realizando una consulta en las redes sociales de la agencia estatal.

“Es importante que las personas se orienten bien. A nosotros nos preocupa. Son reclamos que dicen: ‘si te tomas esto te vas a sanar de tal dolencia’. Eso puede tener varias cosas. Puede provocar que una persona se deje de tomar el medicamento que de verdad está recetado y aprobado por las agencias pertinentes y que tiene evidencia que resultan. Pueden pasar también que se tomen algo que es peligroso para la salud y tenga un efecto adverso para la salud o tenga altas dosis de algo que es dañino o porque el ingrediente activo es dañino de por sí”, manifestó Rivera.

Agregó que “estamos hablando también que las personas están gastando dinero en algo que no se sabe bien si funciona para lo que lo están vendiendo y una práctica engañosa del comercio. Lo que le decimos a los consumidores es que toda alegación extraordinaria, que suena como mágico, como decimos en la calle ‘demasiado bueno como para ser verdad’, que lo miren con sospecha, porque probablemente sea una práctica engañosa y que busquen Información y se orienten con las autoridades pertinentes, que vayan a las fuentes oficiales, que consulten a profesionales que conozcan sobre el tema”.