A partir del lunes, la Biblioteca Carnegie en el Viejo San Juan, se convertirá en un plantel para acoger a los estudiantes de la Escuela José Julián Acosta que fue declarada parcialmente no apta para recibir a los estudiantes luego de una inspección tras los sismos de los terremotos de enero.

El anuncio lo hizo hoy la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, en una conferencia de prensa donde anunció un acuerdo a esos fines entre el Municipio y el Departamento de Educación (DE).

Los 182 estudiantes de la escuela especializada en teatro y los 31 miembros de la facultad comenzarán sus clases la semana próxima, en horario de 7:30 a.m. a 5:30 p.m.

El cuatrienio pasado el municipio comenzó el proyecto la Alianza Escolar bajo el cual se invierte dinero de la Capital en la renovación de escuelas y la alcaldesa estimó esa inversión en poco más de $10 millones.

Actualmente, hay unas 90 escuelas públicas en San Juan y tres son municipales.

“Hoy esa alianza toma un nuevo significado” con la apertura de una escuela temporera en la Carnegie, expresó la alcaldesa.

El espacio tendrá once salones y un área recreativa, y entre ofrecimientos adicionales habrá clases de yoga y un taller de fotoperiodismo.

También podrán usar el teatro del Ateneo Puertorriqueño, contiguo a la biblioteca. También se usará el Teatro Tapia.

La alcaldesa dijo que el Municipio ofrecerá los desayunos y el equipo necesario para la operación de la escuela temporera.

También habrá almuerzo, a cargo del DE.

La inversión suma unos $85,000, e incluye conexión wifi y un radio que comunica directamente con la Oficina de Manejo de Emergencias Municipal para trabajar cualquier emergencia.

La Julián Acosta debe ser reparada luego que se haga una inspección más detallada, indicó, por su parte, la directora de la escuela Aura M. Rodríguez.

“Invertir en la educación es invertir en el presente”, dijo la ejecutiva municipal al informar que “como parte del proceso se orientó a los padres, madres y encargados en el manejo de emergencias y plan de desalojo en una reunión celebrada el pasado martes”.

También los maestros fueron orientados por sicólogos escolares “sobre estrategias para ayudar a superar los efectos psicológicos de los sismos”.

Próximamente se hará un simulacro como ha ocurrido en todos los planteles de San Juan.

En la nueva sede, el municipio mantendrá su personal de limpieza y seguridad por 24 horas, fortaleciendo los que ya tiene Educación.

Por otra parte, la primera ejecutiva municipal indicó que ellos se harán cargo del arreglo de los seis salones para niños con autismo en la Escuela Especializada Juan Ponce de León en Río Piedras.

Los trabajos que se harán, con una inversión de $10,500, incluyen la construcción de módulos divisores en salón de clases, y se trabaja en seis salones de autismo, un salón de terapia y otro para otra colaborativa.

Estos salones sustituirán los que fueron cerrados luego que se clausurarán dos edificios tras las inspecciones.

En este plantel hay 373 estudiantes, de los cuales 36 padecen de la condición de autismo, y necesitan salones equipados como una casa, con sala, comedor y cocina, para que aprendan a ser independientes.

Mientras, la alcaldesa indicó que al momento, tras la emergencia por los sismos, el municipio ha invertido unos $300,000, en trabajos en los planteles, provenientes de fondos ordinarios.