Contrario a lo que expresó ayer en una conferencia de prensa, el gobernador Pedro Pierluisi les adelantó este martes a los miembros de la Asociación de Restaurantes (Asore) que proyecta poder “flexibilizar” la orden ejecutiva que emitirá para el 7 de febrero próximo para controlar el contagio por coronavirus a favor de los comercios.

“Estoy escrudiñando y escrudiñando”, les indicó el primer ejecutivo a los dueños de restaurantes, reunidos durante una convención en el Centro de Convenciones Pedro Rosselló, en Miramar.

Aludió a que el nivel de hospitalizaciones ha disminuido en comparación a diciembre pasado en más de un 50%. Detalló que en diciembre estuvo a 650 hospitalizaciones y al día de hoy estaba en 312.

También dijo que hay una discrepancia en el porcentaje de positividad. Aludió a que esa estadística está en entre un 9% a un 10% en la actualidad, pero cuando realizan pruebas masivas apunta a un 1.5% de positividad.

“Cuando se acerque el 7 de febrero voy a ver esta data y si puedo flexibilizar un poco más, lo voy a hacer. No esperen cambios dramáticos, pero sí esperen que, si la data científica me lo permite, voy a flexibilizar. Voy a seguir flexibilizando. Así que espero que eso les dé cierto aliento, porque sé que esto ha estado bien duro”, manifestó Pierluisi a los comerciantes.

En un aparte con la prensa, el gobernador afirmó que “yo no estoy viendo los restaurantes como foco de contagio. No tengo información de que eso esté ocurriendo. Otra vez, cuando llegue el momento del vencimiento de la orden actual, yo ver toda la data científica y si puedo continuar flexibilizando lo voy a hacer, pero con mucho cuidado”.

Ayer, sin embargo, el mandatario informó en una conferencia de prensa que “se mantiene la orden como está”. Lo dijo para establecer que no preveía cambios en la orden ejecutiva del coronavirus.

Pero, al hablar de restaurantes informó que posiblemente siga la directriz del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de que se le dé prioridad al distanciamiento social de seis pies en vez de la ocupación.

Advirtió, sin embargo, que mirará las hospitalizaciones y los contagios para determinar finalmente si se utilizarían las nuevas guías de distanciamiento sobre el porcentaje de ocupación.

“De igual manera, aquí esta industria siempre ha pedido más. En enero, cuando yo llegué a la posición, si más no recuerdo, la solicitud de la industria es que se aumentara el porcentaje de ocupación a 50% y yo lo mantuvo en 30%. Por otro lado, pedían dos horas adicionales de operación y yo concedí una. Pedían los domingos y yo los di. Así que ahora, lo que estoy diciendo sin haber tomado la decisión es que puede ser que yo continúe en esa ruta de flexibilizar un poco más, pero lo voy a hacer con mucho cuidado”, sostuvo.

Por otro lado, sobre la inconsistencia del porcentaje de positividad, Pierluisi indicó que ha solicitado que se indague en esta situación.

“Eso me parece inconsistente y si quiero que se indague y que estén seguro que me incluyen en las estadísticas los resultados de todas las pruebas que se estén llevando en Puerto Rico, no meramente unas en particular”, mencionó.

Por otro lado, en la convención se presentó un estudio, preparado por el economista Gustavo Vélez, que establece que desde el inicio de la cuarentena por COVID-19 las ventas han caído entre un 30% a un 50% pra gran parte del sector, el cual incluye a 4,000 restaurantes.

“Naturalmente, está muy impactada la industria de los restaurantes y de comida preparada. Con encuestas que hemos hecho, sobre un 50% de los restaurantes están reportando pérdidas en ventas de 30% a 50% desde el comienzo de la pandemia y eso, obviamente, se traduce en menos volumen de negocio. También tenemos las restricciones que son muy puntuales para evitar el contagio. Pero, sin embargo, afecta grandemente la industria y son empleos que se han tenido que perder”, señaló el presidente de ASORE, José Vázquez Barquet, al exponer que se estima que entre un 10% a un 20% de los restaurantes han cerrado sus puertas en el último año.

El empresario, de paso, agradeció la sinceridad de Pierluisi de no cifrar falsas esperanzas a este sector y su promesa de ayudarles para lograr sobrepasar la crisis económica que ha causado el COVID-19.