Dos abogados de Ponce y aspirantes políticos para el 2020, José Luis Galarza García y Rafael Zayas Colón, reclamaron mediante carta a José Carrión presidente de la Junta de Supervisión Fiscal y a su directora ejecutiva Natalie Jaresko, que declaren el Puerto Las Américas Rafael Cordero Santiago (PLA) y el Aeropuerto Mercedita de Ponce proyectos críticos de infraestructura al amparo del Título V de la Ley PROMESA.

Asimismo, solicitaron que promuevan la certificación de Zonas de Oportunidad para ambas instalaciones bajo el Tax Cuts and Jobs Act por parte del secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin.

En la misiva el Lcdo. Galarza, exsecretario de Vivienda y aspirante al Senado por el Partido Popular Democrático (PPD), establece que el Título V de PROMESA agiliza los procesos de revisión y autorización de proyectos de infraestructura. La designación de “Proyectos Críticos” permite un proceso de estudio acelerado para tales proyectos y agrega disposiciones destinadas a facilitar los procesos de permisos y aumentar la función de su supervisión federal. De otro lado, la designación de Zonas de Oportunidad permite inversión privada incentivada con reducción de impuestos federales en áreas de vivienda, desarrollos comerciales e industriales.

“El Departamento de Desarrollo Económico y Comercio no tiene un proyecto estratégico dirigido a mejorar la delicada situación económica de los ponceños y la región sur. La solicitud que hacemos hoy permite adelantar el desarrollo y operación de estos proyectos transcendentales que toda la región espera desde la década del 1990. El programa federal de Zonas de Oportunidad implica una inyección a la economía de $600 millones en proyectos de vivienda, comerciales e industriales en zonas circundantes al puerto marítimo y aéreo incluyendo el centro urbano de la ciudad. La (JSF) tiene la facultad expresa para realizar las certificaciones bajo el Título V de la Ley, y de intervenir con las agencias federales para adelantar las Zonas Oportunidad”, expresó Galarza García.

El Lcdo. Galarza requirió a la gobernadora Wanda Vázquez Garced que exija a la (JSF) la inclusión de ambos proyectos en el Título V de la Ley PROMESA y que sea la junta la que requiera directamente al secretario del Tesoro de los Estados Unidos la inclusión al Tax Cuts and Jobs Act.

La visión original del PLA fue establecer una operación de trasbordo entre Estados Unidos y puertos internacionales. Las inversiones realizadas permitieron la negociación con el operador asiático internacional PORTEK en el 2015, aunque esta iniciativa luego no progresio, lo que los abogados atribuyen a cambios en política pública y en la composición de varias juntas de gobierno creadas para la administración de las facilidades, hoy responsabilidad del Municipio Autónomo de Ponce.

Pos su parte, Rafael Zayas Colón, candidato PPD a la alcaldía de Ponce, explicó que actualmente el gobierno de Puerto Rico tiene más de $325 millones invertidos en el (PLA) y en la adquisición de importantes fincas aledañas para el manejo de contenedores. Añadió que esta instalación tiene uno de los mayores calados de toda la región este de los Estados Unidos y no debe quedar en abandono.

“La inversión realizada en ambas instalaciones obliga a no dejarlos atrás y maximizar su desarrollo haciendo uso de todos los mecanismos disponibles en beneficio de una región asediada por la indiferencia, desastres naturales y el pobre manejo de recuperación. El Aeropuerto Mercedita ha tenido una inversión millonaria en proyectos de ampliación de la pista y otras mejoras, incluyendo una reciente asignación de fondos. A pesar de esto, tenemos en la actualidad una operación por debajo de su capacidad, y ahora luego de la inversión, el gobierno pretende su privatización”, mencionó.

Zayas Colón propuso que la operación del Aeropuerto Mercedita quede en manos de ponceños que junto al Municipio Autónomo de Ponce puedan darle dirección y maximizar el uso de la instalación con nuevas rutas de pasajeros, líneas aéreas y la inclusión de una robusta operación de carga aérea. En cuanto al (PLA) planteó la necesidad de que se utilice como modelo múltiple que incluya carga suelta, trasbordo y cruceros. Consideró a Ponce como destino perfecto para las líneas de cruceros que han desistido de utilizar San Juan como puerto base.

“Las propuestas del desarrollo de estas instalaciones son viables si la (JSF) acoge nuestra solicitud de declarar el (PLA) y el Aeropuerto Mercedita como proyectos críticos y si nos ayuda a certificarlos como zonas de oportunidad. Ponce y la región sur no merecen que sus polos de infraestructura más importantes se limiten a pesar de las oportunidades que tenemos disponibles en Ley”, explicó Zayas Colón.