El gobernador Ricardo Rosselló reafirmó hoy que mañana 1 de septiembre no se implementará la reducción de jornada laboral, tal como se lo ordenó la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

A pocas horas de que se cumpla el plazo para que se cumpla la directriz que dio la JSF  al Gobierno – y con una demanda a cuestas para el Primer Ejecutivo-, Rosselló hizo hincapié en que “estamos siendo prudentes en esta aseveración, estamos siendo racionales en esa aseveración pero, también estamos siendo firmes porque entendemos que es una medida que no rendirá frutos beneficiosos para Puerto Rico y por lo tanto mañana, como hemos establecido, esa medida no se va a implementar”.

Las expresiones de Rosselló fueron parte de un discurso de casi una hora que dio en el tradicional Almuerzo del Gobernador que se lleva a cabo anualmente en la Convención de Contadores Públicos Autorizados (CPA), que este año se efectuó en el Hotel El conquistador, en Fajardo.

En su alocución, el Gobernador insistió en que la implementación de la reducción de la jornada laboral “nunca fue un acuerdo dentro del plan fiscal” sino que fue una medida que “se implementó unilateralmente por al Junta de Supervisión Fiscal”.

Repitió en varias ocasiones que su decisión es una “racional”  y que está convencido que la directriz de la JSF no es un método transformativo “sino una medida de impacto negativo”  que afectaría en sobremanera a la economía directa de Puerto Rico.

La reducción de jornada laboral afectaría de manera directa a por lo menos 100,000 empleados públicos.

“Hay una gran diferencia entre lo que es  ser  firme y lo que es ser imprudente… nuestro Gobierno está siendo firme en su posición … no hay necesidad para la reducción de jornada laboral ahora, no la hay”, dijo provocando que un puñado de personas presentes en la convención de los CPA aplaudieran.

De igual forma, dijo que a veces pudiera aparentar que su Gobierno tiene un “desfase continuo” con la JSF. “Pero estoy aquí para decirles que no hay nada más lejos de la verdad”, aseguró al añadir que su administración está trabajando para cumplir con todos los componentes del plan fiscal certificado. D

e hecho, dijo que el Gobierno y sus asesores se comunican “a diario”  con los de la JSF.

“Lo que pasa es que, naturalmente, en este camino van a ver diferencias y hemos tenido una gran diferencia en una área y es en el área de la necesidad de implementar la reducción de jornada laboral”, expresó Rosselló.

Aseguró que los objetivos de liquidez se han rebasado sobre “cinco veces” y que lo único que pide el Gobierno es que le permitan demostrarlo en octubre cuando se cumple el trimestre establecido para rendir informe. La directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko, ha indicado que los recortes programados por el gobierno se quedaron cortos por $218 millones.

Mientras, José Carrion III, presidenta de la Junta,  dijo en una entrevista radial esta mañana que el Gobernador es un ciudadano de ley y orden y que de no acoger la directriz de la JSF las medidas posteriores serían “más severas”.