El gobernador Ricardo Rosselló Nevares se reafirmó hoy en que no hizo mal uso de los helicópteros del Negociado de Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA), para transportarse a actividades privadas, de placer o como vehículo de paseo.

Agregó que cuando los pilotos de FURA levantaron su preocupación de lo que estaba ocurriendo, suspendió la práctica a pesar de la vigencia de una orden administrativa que se lo permitía.

“En el 2015 hubo una orden administrativa del entonces superintendente de la Policía (José L.) Caldero que permitía el uso de transportar staff hasta distintas actividades. Yo rechazo el uso de estos (helicópteros) para beneficios, placeres. Sí lo habíamos utilizado en distintas acciones que teníamos que encaminar, pero lo cierto es que en el momento en que vino el señalamiento o la preocupación de que el FAA (Administración Federal de Aviación) tenía que validar todo esto, se detuvo todo ese proceso, aun teniendo la orden administrativa”, respondió Rosselló Nevares. 

A su vez repitió que le daba la bienvenida a cualquier investigación, “pero rechazo de manera contundente de que esto se utilizó para jugar golf o tenis. Yo creo que tenemos que tener mayor seriedad en estos asuntos y ciertamente tratar de conectar esto con chismes a lo que se exponen es a perder credibilidad”.

De otro lado, anticipó que se propone reunirse con el liderato legislativo para discutir la versión aprobada anoche de la Reforma Contributiva para lograr un acuerdo que beneficie a todos los sectores. Sobre la legalización de las máquinas tragamonedas, que, según el secretario del Departamento de Desarrollo Económico, Manuel Laboy sería nefasto para las industrias turística y hotelera, indicó que también la evaluará el asunto a fondo.

Las declaraciones surgieron durante un recorrido entre los muelles 3 y 4 del Puerto de San Juan para supervisar los esfuerzos interagenciales con miras a sobrepasar la cifra récord de llegada de pasajeros en cruceros a la isla con el arribo de 17 mil viajeros en los barcos Harmony of the Seas, MCS Sea Side, Carnival Horizon y el Nieuw Ámsterdam.

Según las proyecciones del gobierno se estimaba que Puerto Rico cerrará el 2018 con sobre 1.7 millones de turistas de cruceros, lo que romperá el récord de 1.5 millones establecido en el 2015. Su meta es poder llegar a la cifra de 2 millones para el 2020.

Se espera que estas visitas generen una aportación de $250 millones en la economía local.

En junio el gobierno firmó la Ley 124-2018 que prolonga a dos años la vigencia del programa de incentivos a barcos cruceros con el fin de mantener la confianza de la industria en Puerto Rico como destino.

Otro de los incentivos al que se le atribuye el crecimiento de esta industria que es uno de los pilares del turismo es la creación de la Corporación para la Promoción de Puerto Rico como Destino (DMO, en inglés) así como la llegada de más cruceros y vuelos a la isla debido a las promociones en el exterior.