Una reunión familiar del Día de los Padres en la que asistieron varias personas que recién llegaban de viaje de varios estados de los Estados Unidos desataron esta semana un brote de coronavirus en el municipio de Yauco, confirmó el epidemiólogo Andrés Juliá Beltrán.

Además, el doctor reveló que indaga en tres casos adicionales que pudieran desatar brotes en ese pueblo sureño. Se trata de un contagio en una empresa de seguridad que continuó laborando a pesar de saber que dio positivo en la prueba y del cual ya se han identificado dos casos positivos adicionales; una fiesta familiar del 4 de julio que ya tiene dos casos positivos, y el de una persona muy reconocida del pueblo que publicó su resultado en las redes sociales y que tuvo contacto con casi toda la comunidad.

Sobre el primer caso confirmado, el médico soltó que “en Yauco hay un brote grande”.

Se trata de 12 personas, miembros de una familia, que sus pruebas de coronavirus dieron resultados positivos este pasado lunes y martes.

“Son personas que vinieron a compartir a Yauco a una situación familiar”, expuso, al revelar que llegaron viajeros de Florida y Texas, así como de otros estados.

No obstante, el caso índice se contagió en Puerto Rico.

Es un revolú de una reunión familiar el Día de los Padres. Eso lo deduzco de las entrevistas”, planteó.

Señaló que del rastreo realizado se detectó 66 posibles contagios, de los cuales 12 dieron positivo a la prueba molecular.

Indicó que la familia comenzó a realizarse las pruebas entre el jueves, 2 y viernes, 3 de julio. Sin embargo, continuaron compartiendo en el fin de semana. Por ello, se desconoce si ahora los casos que dieron negativo pueden convertirse ahora en positivo.

Ellos mismos siguieron juntos entre ellos mismos y los que dieron negativo ahora están asustados. Eso fue por una falta a mi recomendación”, señaló Juliá Beltrán, al exponer que su recomendación fue que se mantuviesen separado y protegiéndose como si todos fuesen casos positivos.

“Ahora, el negativo no me sirve porque ya estuvieron mezclados con los positivos e hicieron lo que yo no les recomendé”, soltó.

Otros tres casos

Además de estos casos, el médico está rastreando otros tres importantes contagios que pueden generar múltiples casos. Aseguró que estos están “controlados”.

El primero de los que habló fue de un empleado de una compañía de seguridad que siguió laborando, a pesar de conocer que era positivo al virus. Este contagio a un compañero de trabajo, que a su vez le pegó el virus a su esposa.

“Yo hice el movimiento para que se active el protocolo”, dijo el doctor.

Otro de los casos está relacionado a la fiesta familiar del 4 de julio.

Un muchachito de 20 años de edad se lo pega al papá. Son dos personas positivo que estuvieron el 4 de julio en una fiesta familiar”, detalló.

Indicó que se cree que en la fiesta habían más de 30 personas. Juliá Beltrán espera recibir esta tarde la lista de los asistentes para comenzar a enviar a hacer las pruebas.

El último de los casos que se investiga es el de un líder comunitario. Ha trascendido que a causa de su contagio, la Autoridad de Energía Eléctrica tuvo que cerrar sus oficinas en Yauco y Guayanilla. Se cree que pudo estar en contacto con más de 100 personas.

El médico aceptó que su programa no tiene capacidad para hacerle la prueba a todos los contactos de estos casos identificados, pues estas son costeadas por el municipio.

Señaló que ahora indagarán quiénes tienen plan médico para enviar a las personas a hacerle la prueba en laboratorios de la periferia. Comentó que el municipio se encargaría, entonces, de los que no tienen plan médico.

Por último, Juliá Beltrán pidió a los puertorriqueños no bajar la guardia, pues según aseguró “ya está el contagio comunitario activo”.