Freeport, Bahamas. Dorian se debilitó a huracán de categoría 3 en la madrugada de hoy, martes, pero sigue azotando Bahamas mientras se mueve hacia el noroeste a una milla por hora.

El meteoro se tomó un catastrófico descanso de un día sobre el noroeste de Bahamas en su avance, provocando inundaciones en las islas de Ábaco y Gran Bahama, con paredes de agua que alcanzaron el segundo piso de los edificios, atrapando a la gente en los áticos y anegando el aeropuerto de Gran Bahama en 1.8 metros (6 pies) de agua. Al menos cinco personas fallecieron y la Guardia Costera de Estados Unidos trasladó a 21 heridos por aire a la capital, dijeron las autoridades bahameñas.

“Estamos en medio de una tragedia histórica”, declaró el primer ministro Hubert Minnis, quien señaló que los decesos fueron reportados en las Islas Ábaco. Dijo que la devastación “no tiene precedentes y es extensa”.

A las 8:00 de la mañana, el epicentro de la potente tormenta estaba a unas 40 millas al noreste de Freeport, en la isla Gran Bahama, pero apenas se desplazó desde el lunes por la tarde.

Sus vientos se debilitaron ligeramente a 120 millas por hora, con rachas más fuertes.

Imagen de satélite del huracán Dorian. (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica)
Imagen de satélite del huracán Dorian. (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica)

Las autoridades ordenaron el desalojo de cientos de miles de personas en Florida, Georgia y Carolina del Sur antes de la llegada del huracán, que podría causar inundaciones con marejadas ciclónicas potencialmente letales incluso aunque su epicentro se mantenga lejos de la costa, como está previsto. Varios grandes aeropuertos anunciaron cierres y se cancelaron muchos vuelos previstos para el lunes y el martes.

Las autoridades de Bahamas señalaron que recibieron un “tremendo” número de llamadas de personas dentro de casas inundadas. Una estación de radio recibió más de 2,000 mensajes solicitando ayuda, incluyendo reportes de un bebé de cinco meses de edad sobre un techo, y de una abuela y seis nietos que abrieron un hoyo en su techo para escapar de la crecida. Otros reportes incluían a un grupo de ocho niños y cinco adultos varados en una autopista, así como dos albergues inundados.

Dorian causó una muerte indirecta en Puerto Rico en el inicio de su larga travesía por el Caribe.