La Paz, Bolivia. El viceministro de Medicina Tradicional e Interculturalidad de Bolivia realizó ayer una ofrenda a la Pachamama —o Madre Tierra— para vencer la pandemia del nuevo coronavirus, que en el país ha cobrado la vida de 62 personas y ha dejado 1,105 contagios.

La ofrenda consiste en dulces con formas de casas y autos, lanas de alpaca de vivos colores que representan el arco iris, pequeñas llamas disecadas, yerbas e incienso que el viceministro Felipe Quilla puso en la hoguera.

Cuerpos de llamas bebés disecadas para ser quemados en el ritual.
Cuerpos de llamas bebés disecadas para ser quemados en el ritual.

Tras rociar los objetos con alcohol, recitó plegarias en español y aymara a los dioses andinos y santos católicos en altares llamados “apachetas”.

Relacionadas

“Con esta ofrenda queremos hacer un desagravio a la Madre Tierra o Pachamama porque una razón es que la humanidad le hace un fuerte daño y ahora estamos con una pandemia”, dijo Quilla a The Associated Press.

El viceministro de Medicina Tradicional e Interculturalidad de Bolivia, Felipe Quilla, encendió la ofrenda.
El viceministro de Medicina Tradicional e Interculturalidad de Bolivia, Felipe Quilla, encendió la ofrenda.

Quilla explicó que la iniciativa es a raíz del pedido de una jornada de oración que hizo la presidenta interina Jeanine Áñez hace dos días. La mandataria es cristiana y cuando inició su gobierno ingresó con una biblia en la mano al Palacio de Gobierno después que el expresidente Evo Morales renunciara tras casi 14 años de mandato.

“Bolivia es un país laico y que respeta nuestras costumbres y creencias, así que esta es nuestra forma de pedir que se termine con esta enfermedad que no sólo aqueja a Bolivia, sino también a todo el mundo”, mencionó la autoridad.

Las ofrendas a la Pachamama son una práctica milenaria que está muy arraigada en la parte andina de Bolivia.