Ureña. Dos camiones repletos de ayuda humanitaria fueron incendiados este sábado en un puente en la frontera entre Colombia y Venezuela, cuando los militares venezolanos bloqueaban el paso de una caravana de cuatro furgones y lanzaban bombas lacrimógenas contra manifestantes.

"La gente está salvando la carga de la primera gandola (camión) y cuidando la ayuda humanitaria que (el presidente Nicolás) Maduro, el dictador, mandó a quemar", dijo a periodistas la diputada opositora Gaby Arellano, en medio de los disturbios en el puente Santander, en Ureña (Táchira, este).

Agentes de la Policía Nacional Bolivaria (PNB) impidieron el ingreso de los camiones y de las personas hacia la localidad tachirense con bombas lacrimógenas y perdigones.

Los venezolanos trataron de manera desesperada de rescatar cajas con ayuda humanitaria de los camiones que fueron incendiados.

Una larga columna de humo se veía sobre el puente internacional Francisco de Paula Santander, mientras las personas se pasaban las cajas con alimentos y medicina de mano en mano para evitar que también se quemaran.

Fernando Flores, un testigo que se identificó como legislador de Ecuador, dijo que guardias nacionales del gobierno del presidente Nicolás Maduro prendieron fuego a los camiones cuando cruzaron a territorio venezolano.

Maduro ha dicho que no permitirá la entrada de ninguna ayuda. El mandatario considera que todo es parte de un plan para preparar una intervención militar extranjera.