El cineasta Tito Román Rivera tendrá que pagar una multa de $500 luego de que se declarara hoy culpable de obstruir irrazonablemente la entrada a un edificio federal, un acto que ni siquiera está considerado como delito, sino como una falta menor o infracción.

El magistrado Marcos López dijo que la penalidad se debía a sus acciones y no al mensaje que buscaba llevar el día de los hechos.

El creador de los documentales “El Antillano” sobre el prócer Ramón Emeterio Betances y “Ayotzinapa en mí” sobre la desaparición de 43 estudiantes en México, tendrá 21 días para someter el pago de la multa.

En su alocución ante el magistrado, Román Rivera dijo que le daba vergüenza que Puerto Rico siguiera bajo una condición de colonia de Estados Unidos y que reafirmaba su culpabilidad porque lo que hacía era defendiendo el derecho del pueblo a exigir su libertad y la de todas aquellas personas que han sido encarceladas por defender esa misma causa.

“El colonialismo es un crimen, está considerado así por toda la humanidad”, afirmó ante el magistrado quien se tomó unos 15 minutos antes de dictar la multa.

Los hechos en este caso se remontan al 11 de enero de este año cuando un grupo de manifestantes se presentó frente al tribunal federal para reclamar la excarcelación de Oscar López Rivera. Durante esa actividad se le dio la infracción a Román Rivera. Sin embargo, nunca lo citaron a comparecer ante el tribunal. El asunto parecía estar en el limbo hasta que hace poco después el cineasta participó en un piquete frente a la corte en reclamo de que se le otorgara fianza a Nina Droz, arrestada tras los actos oficiales del paro nacional el 1 de mayo. Durante esa manifestación las autoridades federales detuvieron a Román Rivera.

El fiscal Seth Erbe había recomendado que se le castigara con cinco días detenido solo durante el día, aunque pudiera ir a dormir en su casa, además de los $500 de multa.